Proyección de riesgos para tu empresa



La Prevención de Riesgos Laborales, del mismo modo que cualquier otra disciplina que se desee implantar en el ámbito corporativo, requiere de mucha planificación y organización. Todas las medidas deben quedar perfectamente definidas antes de ejecutar las tareas, y para ello es fundamental analizar la proyección de riesgo, también conocida como estimación del riesgo. Se trata de medir cada uno de los riesgos existentes desde dos perspectivas: la probabilidad de que el riesgo sea real, y las consecuencias que podrían darse si el riesgo ocurriera.

Plan de Prevención de Riesgos Laborales

Es importante destacar que uno de los principales problemas del panorama laboral en España es precisamente la siniestralidad laboral, debido en gran parte a la ausencia de una cultura preventiva. Por este motivo, en el año 1995 se puso en marcha la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que vela por la salud y la seguridad de todos los trabajadores en los siguientes campos: higiene industrial, seguridad en el trabajo, vigilancia de la salud y ergonomía.

Según el artículo 4, “para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorarán conjuntamente la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo”.

El Plan de Prevención se puede definir como el conjunto de medidas que regulan todas las políticas a través de las que se va a integrar la actividad preventiva en el conjunto de la organización. Recoge los objetivos propuestos, la proyección de riesgos y las medidas a implementar.

Los objetivos a perseguir son los siguientes:

  • Realizar un profundo análisis del funcionamiento de la organización para detectar posibles riesgos y detallar cómo afectan a la productividad.
  • Mejorar la seguridad de los trabajadores durante su jornada laboral.
  • Crear procedimientos para evitar los riesgos.
  • Capacitar a los empleados en la cultura de la prevención mediante cursos formativos.
  • Realizar un exhaustivo seguimiento del Plan de Prevención de Riesgos Laborales para comprobar que todos los procesos se están aplicando de manera adecuada.

Riesgos laborales más frecuentes

  • Riesgos físicos: son los más habituales, y entran dentro de esta clasificación el ruido, la vibración de la maquinaria, la temperatura por encima o por debajo de la adecuada, la poca iluminación…
  • Riesgos psicológicos: son los riesgos que aparecen cuando los empleados sufren estrés.
  • Riesgos de seguridad vial: se incluyen todos los empleados que desarrollan su actividad laboral en la carretera. Las jornadas de trabajo no deben ser excesivamente largas y el vehículo debe encontrarse en condiciones óptimas.
  • Riesgos químicos: son todos aquellos riesgos producidos en distintos procesos o en el medio ambiente. La peligrosidad para los trabajadores viene dada por la absorción, inhalación o ingestión de sustancias.

Elaboración del Plan de Prevención de Riesgos Laborales

El primer paso consiste en analizar la organización, prestando especial atención a los procesos internos para detectar las debilidades y los posibles riesgos. Hay que determinar qué departamentos y/o procesos requieren una ficha especializada para evitar los riesgos y crear entornos laborales seguros para los empleados. Además, es importante designar un responsable directo que se ocupe del PRL en la empresa.

Una vez definidas las áreas de actuación y otras maneras de prevención, hay que redactar el documento de forma oficial para presentarlo ante el Comité de Dirección y que dé su aprobación. Cuando se obtiene el visto bueno, hay que poner en marcha el Plan de Prevención de Riesgos Laborales, teniendo en cuenta los planes de seguimiento periódicos.

En Anexia Consultoría estamos especializados en consultoría, evaluación de procesos y auditoría de PYMEs. Con más de 15 años de experiencia, somos un equipo de profesionales dispuestos a ayudar a tu negocio a crecer.