UNE 53930 y bolsas de plástico



En base a datos aportados por Naciones Unidas, cada año se producen unos 300 millones de toneladas de residuos plásticos en todo el mundo. El 3 de julio de 2021 la Unión Europea prohibió la venta de productos de un solo uso fabricados con plástico como bastoncillos de algodón, pajitas y platos. Una medida que busca reducir 20.000 toneladas de envases para 2025, de los que 15.0000 serán de materiales plásticos.

En lo que respecta a las bolsas de plástico, según Greenpeace, en España se utilizan de media 144 bolsas por habitante al año, lo que equivale a un total de 6.624 millones de bolsas anuales. Las empresas están cada vez más concienciadas con la lucha contra el cambio climático, y prestan una mayor atención al porcentaje de reciclabilidad de sus productos.

¿Qué es la norma UNE 53930?

La norma UNE 53930 surge como consecuencia de la publicación de un Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico, que exige que estás tengan al menos un 50% de material reciclado y un espesor mínimo de 50 micras que facilite su reutilización y le aporte consistencia.

En septiembre de 2019 AENOR publicó un esquema de certificación para bolsas de plástico con un alto contenido en materiales reciclados en base a la norma une 53930. Durante los procesos de auditoría se evalúan los contenidos en material reciclado y su origen, y se comprueba si las bolsas cumplen con el espesor requerido, así como con otras exigencias mecánicas para que sean funcionales.

Dicha norma permite la certificación de tres tipos de bolas diferentes en función del contenido en reciclado:

  • Bolsas reutilizables tipo I: son aquellas bolsas reutilizables de plástico de 50 micras de espesor. Están fabricadas con polietileno con un contenido de material reciclado que oscila entre el 55% y el 65%, y para su fabricación se utilizan tintes con base de agua. Se pueden reutilizar más de 15 veces.
  • Bolsas reutilizables tipo II: son bolsas reutilizables de plástico de 50 micras de espesor fabricadas con polietileno con un contenido de material reciclado del 80%. Este tipo de bolsas pueden ser reutilizadas más de 15 veces.
  • Bolsas reutilizables tipo III: y, por último, las bolsas reutilizables tipo III, fabricadas con polietileno con un 80% de material reciclado post-consumo. Se emplean tintes con base de agua. Son completamente reciclables y se pueden reutilizar un gran número de veces.

Por lo tanto, el certificado UNE 53930 es un paso más hacia la implementación de la economía circular. Se trata de un modelo económico basado en la sostenibilidad, cuyo principal propósito es reducir al mínimo los residuos. Una vez un producto llega al final de su vida útil, sus materiales deben mantenerse dentro de la economía tanto como sea posible, creando así un valor adicional.

La economía circular se basa en el concepto de “reducir, reutilizar y reciclar”. Establece un modelo tanto de producción como de consumo mucho más sostenible. A diferencia de la economía lineal, cuya esencia es extraer, producir, consumir y tirar, la economía circular sigue las siguientes fases: extraer, producir, consumir, reutilizar y reciclar.

Los beneficios de la economía circular son muy amplios. El diseño ecológico, la prevención de residuos y la reutilización pueden ahorrar mucho dinero a las empresas y, además, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En Anexia Consultoría somos una empresa que ayuda a las Pymes a conseguir diferentes certificados de calidad para crecer y obtener un buen posicionamiento en el mercado. Con más de 15 años de experiencia, ofrecemos un servicio profesional y de primer nivel.