Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Todo lo que necesitas saber sobre la norma ISO 14001:2015



La norma ISO 14001 ofrece a las empresas un marco corporativo en el que estas pueden implementar diferentes medidas destinadas al cuidado del medio ambiente, respondiendo así a las demandas y necesidades de la sociedad. El principal objetivo es el de proteger el entorno. Para ello, se utilizan una serie de medidas de prevención para mitigar los impactos ambientales, tanto de los propios productos de la empresa, como del proceso de producción.

De dicho objetivo prioritario surgen otros secundarios: por un lado, satisfacer la demanda cada vez más concienciada con la responsabilidad medioambiental; y, por otro lado, obtener beneficios financieros gracias a la aplicación de alternativas ambientales. De esta forma, la norma ISO 14001 es actualmente el método más utilizado por parte de las compañías para implementar este tipo de estrategias relacionadas con el medioambiente. Por supuesto, el éxito de su implementación depende sobre todo del grado de compromiso por parte de la empresa en su conjunto; desde los mandos directivos hasta los nuevos empleados.

 

Novedades de la norma ISO 14001: 2015

En relación con la versión anterior, la norma ISO 14001: 2015 tiene varios aspectos nuevos. Uno de los más destacados es la determinación de objetivos puramente ambientales. Para definirlos, la compañía no debe tener en cuenta solo los aspectos ambientales más significativos, sino también las amenazas y oportunidades que plantea el mercado en base a un análisis minucioso del mismo.

Respecto a la planificación, esta norma indica que la empresa es la responsable de determinar cuáles son los pasos que debemos realizar, así como los recursos que deben utilizarse para lograrlo y la persona responsable del proceso.

La norma ISO 14001: 2015 y los objetivos planteados por parte de la organización deben formar parte de la estrategia corporativa de la empresa. Cuando los objetivos se definen y planifican de forma adecuada, se convierten en la base sobre la que se asientan el resto de las estrategias y acciones de la compañía, tanto a largo como a corto plazo. Forman, por tanto, la base de la mejora continua de la empresa.

 

Planteamiento de los objetivos medioambientales

En el momento de plantear los objetivos medioambientales de una determinada compañía, hay que tener en cuenta una serie de aspectos relacionados con la política medioambiental. Lo más importante es seguir una coherencia con los puntos planteados en el documento: los objetivos deben ser realistas y, sobre todo, medibles. Además, es esencial que la organización pueda determinar, de forma cuantitativa o cualitativa, si ha sido capaz de alcanzarlos y, por tanto, cumplir con lo planificado.

Del mismo modo, es importante cuestionarse si realmente es necesario llevar a cabo un seguimiento sobre la evolución y cumplimiento de los objetivos, tanto prioritarios como secundarios. Una de las cuestiones más importantes antes de plantear un determinado objetivo medioambiental en una organización es si va a poder ser comprendido y aceptado por la empresa en su conjunto, y todas las partes que la conforman.

Para aquellas compañías que ya han comenzado un proceso de gestión medioambiental, deben plantearse si los objetivos que tienen hoy en día han sido actualizados o si simplemente son repeticiones de años previos.

Para concluir, resulta interesante destacar las ventajas que ofrece la implementación de la norma ISO 14001:2015 para alcanzar los objetivos empresariales propuestos. Supone un factor de diferenciación relevante con respecto a la sociedad, que tiene una concienciación cada vez mayor sobre el cuidado del medio ambiente. De este modo, permite mejorar la imagen de marca, al tiempo que aumentan los beneficios empresariales, garantizando así la supervivencia de la organización en el mercado.