Reconocimiento de calidad de servicios para el pequeño comercio



A día de hoy son muchos los que siguen creyendo que los certificados de calidad son exclusivos de grandes compañías. Pero nada más lejos de la realidad. Los referentes de calidad están dirigido a compañías y negocios de cualquier tipo, independientemente de su tamaño y sector de actividad.  

Es más, hay normas específicamente diseñadas para el pequeño comercio, como la norma UNE 175001, un referente de calidad para negocios de pequeño tamaño que gira en torno a aspectos tan importantes como el servicio de atención al cliente, la adecuación de las instalaciones o el control de los productos que se exponen. Una norma que implica la implantación de un sistema internacional reconocido por los clientes, transmitiendo así la imagen de un negocio responsable, de confianza y comprometido no sólo con satisfacer sus necesidades, sino con anticiparse a ellas.  

¿Cuáles son los beneficios del reconocimiento de calidad de servicios para el pequeño comercio? 

Uno de los beneficios más destacados de la implantación de la certificación UNE 175001 es que aumenta de forma notable la fidelidad de los clientes. Un aspecto fundamental para la supervivencia del negocio en el medio y largo plazo. En una sociedad en la que los consumidores se caracterizan por ser cada vez más exigentes y selectivos con las marcas en las que confían, es esencial darles la confianza que necesitan. Se trata no sólo de conseguir una venta, sino de establecer con ellos una relación duradera en el tiempo. 

Directamente relacionado con el punto anterior, un incremento en la fidelidad de los clientes conlleva un aumento en la rentabilidad del pequeño comercio.  

Teniendo en cuenta que todos los sectores de actividad se caracterizan por la alta competencia, diferenciarse de los competidores es clave. ¿Cómo puede un pequeño negocio competir con una gran empresa? Gracias a certificados como el UNE 175001.  

A todo ello hay que sumar que gracias a esta norma se implantan una serie de pautas en aspectos básicos en cualquier negocio, como la atención al cliente. Esto minimiza las incidencias y las reclamaciones.  

En definitiva, la implantación del reconocimiento de calidad realmente merece la pena. No hay que olvidar que la atención al cliente supone un gran reto. Aunque existen muchas maneras de llevarla a cabo, en parte gracias al avance de las nuevas tecnologías, sólo la norma UNE 175001 es capaz de unificar todos los criterios. 

Por lo tanto, obteniendo este certificado cualquier negocio puede implantar una serie de protocolos de atención al cliente de reconocimiento internacional, mejorando así su relación con los clientes, tanto actuales como potenciales. Además, permite la aplicación de eficacia y eficiencia a los procesos de trabajo, algo que es muy complicado de lograr si se trabajan los criterios de atención al cliente de manera independiente.  

¿Cómo obtener el reconocimiento de calidad? 

Sobre cómo obtener el reconocimiento de calidad, el primer paso consiste en ponerse en contacto con una empresa certificadora de calidad y confianza. Este tipo de compañías prestan un servicio integral, que cubre todas y cada una de las etapas entre el asesoramiento inicial y la implantación de la norma.  

Una de las fases más relevantes es la auditoría interna y de certificación. La empresa certificadora analiza los puntos fuertes y débiles del negocio en lo que al servicio de atención al cliente se refiere. De esta manera, aporta una serie de valores añadidos a los procesos. 

Por supuesto, el proceso de certificación es realizado por consultores expertos, con formación y experiencia en el sector. Es importante destacar que es la norma la que se adapta al negocio, y no al revés.