Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué son y para qué sirven los certificados ISO?



Los certificados ISO son documentos que acreditan que una determinada empresa cumple al pie de la letra con una normativa ISO. De este modo, se demuestra que se ha implementado de manera adecuada los estándares requeridos por esta legislación. Se trata de un importante aspecto que, al aplicarlo, la empresa obtiene una gran diferenciación con respecto a la competencia.

Este tipo de certificados demuestran que la compañía realmente es competente y confiable, de modo que atraerá la confianza tanto de clientes como de otros públicos: proveedores, inversores, etc. Además, estar en posesión de certificados ISO brinda a las empresas la capacidad de poder realizar estrategias más ambiciosas y competitivas.

 

Beneficios de los certificados ISO

En relación con los beneficios que supone estar en posesión de este tipo de certificados, el más importante y destacado es que la imagen de marca se ve favorecida, tanto de cara a los clientes como a la sociedad. Así, la productividad se incrementa, con una clara orientación hacia la innovación y la mejora continua. Por supuesto, los diferentes agentes del entorno de la compañía, como clientes, proveedores y administraciones públicas, aumentan su confianza en la empresa.

Otro de los grandes beneficios que supone estar en posesión de los certificados ISO es que la toma de decisiones se simplifica en gran medida. Y, por último, aquellas compañías que poseen este tipo de acreditación ven incrementado su volumen de negocio puesto que se muestran como empresas de confianza.

 

Tipos de certificados ISO

  • ISO 9001: la norma ISO 9001 establece las directrices que debe cumplir un buen sistema de gestión de calidad. Garantiza que la empresa se compromete a mantener unos determinados estándares de calidad que se ajustan a la norma. Tanto los bienes y servicios ofrecidos por la compañía son examinados para certificar su calidad. Del mismo modo, el proceso productivo también se analiza al detalle, buscando la mejora continua.
  • ISO 140001: en el ámbito de la gestión ambiental, el certificado 140001 garantiza la correcta implementación del sistema de gestión ambiental. Certifica que la empresa presta atención al respeto del medio ambiente, reduciendo al mínimo el impacto de la actividad productiva sobre él.
  • ISO 5001: esta normativa gira en torno al sistema de gestión energética. Asegura que una compañía está haciendo un uso responsable de las energías durante el proceso de producción, tratando de alcanzar la eficiencia energética.
  • ISO 27001: esta norma se basa en los sistemas de gestión de seguridad de la información. Determina que la compañía no incumple ninguna norma en materia de seguridad en lo relacionado con la manipulación de la información.
  • ISO 22301: garantiza que el sistema de gestión de continuidad de negocio se ha implantado de forma adecuada. Determina que la compañía tiene identificadas las potenciales amenazas y ha alcanzado el modo de fortalecer su capacidad. Por lo tanto, el riesgo de que la empresa se vea comprometida de algún modo es mínimo.
  • ISO 39001: esta normativa ISO hace referencia a las medidas que se deben implementar para garantizar la correcta seguridad en el tráfico por carretera. Demuestra por tanto que la compañía tiene interés en aumentar la seguridad vial.
  • ISO 45001: certifica el cumplimiento de los estándares establecidos de sistemas de gestión de seguridad y salud en el trabajo. De esta manera, la compañía acredita que la seguridad y la salud de los operarios está perfectamente supervisada, cuidando todos los detalles relativa a la misma.

Cuando una determinada compañía implanta la certificación de diferentes normas ISO, significa que se orienta hacia un modelo de sistemas de gestión plenamente integrados. Hay algunas normativas ISO que son compatibles entre sí, de modo que es posible lograr la certificación integrada en un solo proceso.