Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Qué significa ISO?



La sigla ISO está presente tanto en establecimientos como productos y servicios, abarca desde tecnología, pasando por seguridad alimentaria e incluso salud. ¿Sabes qué es concretamente? Se trata pues de un sistema de normalización internacional que establece estándares de eficiencia, seguridad y calidad.

Definición de ISO

ISO es la sigla en inglés de “International Organization for Standardization” (Organismo Internacional para la Estadarización, también reconocido como Organismo Internacional de Normalización). Este organismo se encarga de crear y gestionar normas ISO compuestas por estándares y guías con sistemas y herramientas específicas aplicables a todo tipo de empresa, organización, productos y servicios.

La calidad de certificación ISO tiene como fin establecer estándares para asegurar la satisfacción del cliente, la seguridad dentro de las empresas y de los productos y servicios que brindan. Además, incentiva la competencia y aunque es de carácter voluntario, cada año más empresas deciden certificarse en ISO, puesto que goza de un gran reconocimiento internacional.

Un poco de historia sobre las normas ISO

El Organismo Internacional de Normalización fue creado en 1947 con el objetivo de establecer un sistema de calidad que lograse satisfacer las necesidades y expectativas de los consumidores, pero fue a partir de 1980 cuando un grupo de comités técnicos comenzaron a trabajar en un sistema de normas de carácter universal.

La sede de ISO está en Ginebra (Suiza) pero trabaja en 195 países. Esta organización está compuesta por 163 países miembros, los cuales está divididos en tres grupos: Cuerpo, son la máxima representación del país y únicos con derecho a voto; Corresponsales, son países en los cuales las normas ISO aplican, pero no participan en la creación de los estándares; Subscriptores, países pequeños que pagan cuotas para poder seguir el desarrollo de los estándares ISO de gestión.

Beneficios de las normas ISO

Las normas ISO guardan grandes beneficios tanto para tu empresa como para tus clientes. Su gran prestigio y versatilidad las hicieron cobrar una gran importancia, pese a no ser de carácter obligatorio:

•      Proporciona los elementos y sistemas necesarios para alcanzar mayores niveles de calidad tanto en productos como servicios.

•      Ayudan a alcanzar las necesidades y exigencias de los clientes.

•      Mejoran la productividad y reducen costos a medio y largo plazo.

•      Aumentan los niveles de productividad y rentabilidad.

•      Proporcionan los medios necesarios para alcanzar una mayor ventaja competitiva.

•      Reducen la cantidad de accidentes, rechazos e incidencias en la producción.

•      Requieren la implementación de procesos de mejora continua.

•      Proporcionan un mejor y mayor acceso a clientes, proveedores y abren las puertas a los mercados internacionales.

Cuáles son las normas ISO

A partir de ese momento las normas de gestión ISO han crecido y se han diversificado (hoy existen más de 21000 normas ISO diferentes). Sin embargo, las más aplicadas y populares son las siguientes:

ISO 9000

Son normas sobre calidad y gestión con ISO 9001 a la cabeza. Permite la elaboración de un Sistema de Gestión de Calidad con guías y herramientas para garantizar la calidad de los productos y servicios de empresas y organizaciones. Cualquier tipo de empresa puede aplicar, sin importar su tamaño, sector, ubicación geográfica o actividad económica. La norma ISO 9001 está centrada en el cliente, pero también presta atención al desarrollo de mejoras continuas dentro de la empresa.

ISO 14000

Son normas medioambientales con ISO 14001 como destacada. Su fin es identificar y gestionar los posibles riesgos laborales en relación con el medioambiente como la contaminación y el cumplimiento de las legislaciones correspondientes. Al igual que en todas las normas ISO, cualquier organización puede aplicar a la norma ISO 14000 y toda la familia que la compone.

ISO 22000

Son normas centradas en la seguridad alimentaria y la sanidad. ISO 22000 cuenta con requisitos específicos de carácter internacional que toda empresa dedicada a la fabricación de alimentos debe seguir: desde el producto en cuestión hasta el packaging en el que es distribuido y comercializado.

ISO 45001

Es la norma destinada a la Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo que sustituye a la antigua OHSAS 18001. ISO 45001 pretende disponer de un sistema eficiente y estable para reducir los riesgos de seguridad y salud en el entorno laboral.

ISO 27001

La información utilizada por tu empresa u organización es importante, en ella circulan datos de clientes, proveedores, números y mucho más. ISO 27001 fue creada para generar Sistemas de Gestión de Riesgos y Seguridad. Su fin es garantizar la seguridad, confidencialidad e integridad de la información y los datos de empresa como también de los sistemas de procesamiento utilizados.

ISO 5001

ISO 5001 es la primera norma creada para la gestión de energía. Su fin es asegurar un consumo eficiente de los recursos, garantizar la transparencia y comunicación en el uso y gestión de recursos energéticos, mejorar las prácticas relacionadas al uso de la energía. Es de fácil integración con otras normas ISO.

Como aplicar a las normas de gestión ISO

Todas se aplican mediante un sistema de auditorías ISO para las cuales necesitas evaluar la situación de tu empresa u organización, capacitar a tus empleados, obtener los recursos necesarios y verificar el proceso. Luego, se elabora un sistema de gestión en el cual deben participar todos los trabajadores, poner en marcha un sistema de calidad y realizar las auditorías internas pertinentes