Qué es el reglamento EMAS



El Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Medioambientales (Eco-Management and Audit Scheme o EMAS) es una herramienta gestionada por la Unión Europea desde 1993 como parte del Reglamento (CEE) nº1836/1993. El fin de esta herramienta es que las empresas se adhieran de forma voluntaria para mejorar el comportamiento medioambiental. En este post, os vamos a contar mucho más sobre los requisitos del reglamento EMAS, sus objetivos, ventajas y beneficios.

 

nature.jpg  

 

La relevancia del reglamento EMAS

¿Qué es el reglamento EMAS? Esta normativa se basa en los principios de gestión medioambiental, transparencia e interés en la participación medioambiental. Además, está gestionada por todos los Estados que componen la Unión Europea. En definitiva, su principal objetivo es promover las mejoras continuas en lo que refiere a el medio ambiente en todo tipo de empresas.

El reglamento EMAS de medio ambiente es un sistema diseñado para que las organizaciones, empresas e instituciones puedan mejorar continuamente su comportamiento medioambiental. En un principio sólo era para el sector industrial. Sin embargo, a lo largo de la historia del reglamento EMAS surgieron algunos cambios:

El primero fue en el año 2011, cuando se realizó una revisión y adoptó los requisitos de la norma ISO 14001 (Sistema de Gestión Medioambiental). Tras ello, en 2015 se hizo la última modificación (en conjunto con la revisión de la norma ISO 14001), que incluye nuevas áreas a abordar, la determinación de necesidades y expectativas de la empresa y medidas que garantizan el cumplimiento del reglamento comunitario EMAS al finalizar las auditorías.

Requisitos del reglamento EMAS

Aplicar al reglamento de EMAS es mucho más fácil si implantas un sistema de Gestión Ambiental bajo la normativa ISO 14001 que garantiza un buen diagnóstico ambiental, el compromiso con el cuidado del medio ambiental y la correcta evaluación de las actividades de tu empresa para minimizar y controlar el impacto. Sin embargo, es bueno conocer cuáles son los requisitos del reglamento EMAS:

  • Compromiso: De nada sirve aplicar en la norma ISO 14001 o el reglamento EMAS si no hay un real compromiso a mantener mejoras continuas que reduzcan el impacto ambiental de las actividades de tu empresa. Aliarte con socios y proveedores con los mismos ideales es una buena estrategia para lograr ser una empresa 100% comprometida.
  • Evaluaciones constantes: Una vez certificada en el reglamento EMAS, tu empresa no debe dejar de realizar evaluaciones (internas o frente a entes evaluados) para asegurarte de que tu compromiso con el cuidado medioambiental sigue vigente.
  • Capacitaciones continuas: Todos los integrantes deben estar al tanto de los requisitos reglamento EMAS y la aplicación de las mejoras y cambios. Ofrecer capacitaciones sobre este tema a tus empleados es una de las mejores formas involucrarlos y, por tanto, mejorar los resultados.

Cómo funciona el reglamento EMAS

EMAS, el reglamento comunitario de ecogestión y ecoauditoría, tiene como fin promover las mejoras continuas del comportamiento medioambiental de las empresas, organizaciones e instituciones mediante diferentes acciones. Las pautas que se siguen para llevarlo a cabo son las siguientes:

Revisión

Este proceso comienza con una revisión global de comportamientos, impactos y otras cuestiones relacionadas con el medio ambiente. De esta forma, se puede establecer un punto de partida para implantar el reglamento EMAS.

Este análisis medioambiental contiene: criterios de evaluación, aspectos medioambientales, identificación de los requisitos legales, procedimientos y prácticas de la gestión ambiental, análisis de las medidas necesarias para reducir el impacto medioambiental y un relevamiento de las sanciones, denuncias y quejas en la historia reciente de la empresa.

Debes tener en cuenta que existen dos tipos de aspectos medioambientales:

  • Por un lado, los directos: aquellos que surgen como consecuencia de las actividades de tu empresa sobre los que puedes tener control.
  • Por otro lado, los indirectos: generados por tus proveedores, subcontratistas y sobre lo que no puedes tener control (a menos que elijas otros que estén interesados en el cuidado del medioambiental tanto como tu empresa).

Este es el primer paso que se debe tener en mente a la hora de aplicar el reglamento EMAS. Tras ello, llegaríamos a la declaración.

Declaración

Una vez realizada la revisión de las cuestiones medioambientales de tu empresa, es hora de hacer la declaración ambiental la cual debe incluir los siguientes datos:

  • Descripción de tu empresa, resumen de sus actividades, productos y servicios.
  • Explicación del Sistema de Gestión Ambiental y políticas ambientales a aplicar.
  • Exposición de los aspectos ambientales directos e indirectos, objetivos y metas ambientales a partir del análisis de toda la información.
  • Historia y evolución del comportamiento ambiental de tu empresa.
  • Fecha, nombre y número de acreditación del ente verificador acreditado.

Esta declaración debe ser aprobada por un verificador acreditado para que sea válida y, una vez esté aprobada, debes presentarla ante la Administración Pública de tu comunidad o ciudad.

 

Ahora que ya sabes todo sobre el reglamento EMAS, es el mejor momento de que tu empresa comience a encaminarse hacia una política basada en el compromiso medioambiental y en mejorar el entorno.