Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Puedo subir las fotos de mis hijos a las redes sociales?


29/07/2019

Cuando estamos con nuestros sobrinos, primos e hijos de amigos, en definitiva, con los pequeños de la casa nos morimos de ganas porque todos vean cómo andan, su graciosa forma de comer y lo adorables que son durmiendo. Los seguidores en las redes sociales al ver la imagen no dudaran en dar al like e incluso llenaran la publicación de adulaciones, pero tenemos que cuestionarnos si merece la pena. ¿Qué beneficios le aporta al menor que suba sus fotos a la red? Por el contrario, ¿a qué peligros le estoy exponiendo? 

Sharenting

Para hablar sobre publicar contenidos de nuestros hijos en las redes hemos adoptado el termino sharenting, un anglicismo que viene de la palabra share compartir y parenting paternidad. Mucha gente se ha sumado a esta tendencia, algunos famosos comparten su experiencia, otras personas buscan apoyo o consuelo en su día a día, algunos lo hacen en tono positivo, otros maldiciendo sus decisiones, también hay especuladores hacen negocio y otros padres lo hacen de manera ingenua y sin pensar en las consecuencias. La casuística es muy variada, el resultado son miles, o más bien, millones de fotos y vídeos de bebes y niños pequeños circulando por la web.

 

niño coultando su cara

 

¿Qué debo plantearme ante de subir una foto de un menor a una red social?

Lo primero que debes plantearte, es que necesitas su consentimiento. En el caso del menor, que no es consciente de lo que esto supone, el de sus padres. Pregúntales siempre antes de subir cualquier contenido relacionado con sus hijos, ya sean fotos, vídeos o datos. La decisión la deben tomar ellos.

Antes de subir fotos a la red, comprueba si rebelan datos personales como su edad, dónde van al cole, al parque o qué es lo que les gusta. Evita subir cualquier contenido que de este tipo de información. Porque puedes exponerles a riesgos como robo o suplantación de identidad e incluso a que puedan ser secuestrados.

Por supuesto, no deben subirse fotos con poca ropa o vídeos que puedan resultar atrayentes para pedófilos. Ni imágenes que en un futuro puedan abochornarles o ser víctimas de acoso escolar.

Si subes fotos de los pequeños, debes quitar la geolocalización y nunca lo etiquetes ni pongas sus nombre y apellidos. No pretendemos que mantengas a tus hijos aislado del mundo, pero, por unos cuantos likes tienes que sopesar si merece la pena exponerlos a los peligros que hay en la red. Además, hay otras formas de que conecten con la gente, puedes probar a llevarlos a dar un paseo o a visitar a los abuelos.

Amenazas de compartir sus fotos en la web

Las amenazas van de la mano de la evolución de Internet y las redes sociales, al igual que la forma de protegerse de ellas. Estos son los principales peligros:  

  • Pedofilia: una vez que subes la foto a una red social pierdes el control de las personas que tienen acceso a ella. Últimamente la alarma está en YouTube. Los usuarios exigen a la plataforma más control con los vídeos y las listas de recomendados. Los algoritmos de YouTube recomiendan otros vídeos en relación de los que el usuario consume por lo que facilitan la selección a los pedófilos. No se deben publicar fotos y vídeos de los niños con poca ropa, en la piscina o bailando.
  • Acoso: si la foto es con dos años, de algo que a nosotros nos parece adorable, puede que cuando este en el colegio o en el instituto a sus compañeros no se lo parezca. Esta claro que debemos educar a nuestros hijos a tratar bien a los demás y a no burlarse de ellos, pero a veces la sociedad no es tan idílica como nos gustaría que fuera.
  • Posibilidad de secuestro: al subir una foto, lo ideal es pensar, ¿estoy dando información que pueda poner en peligro a mis hijos? Por ejemplo, dónde viven, a qué colegio van, sus gustos, los días que esta con los abuelos y ese tiempo de datos. Esto lo pueden usar la mayoría de los secuestradores para saber dónde atraerlos y cómo encontrarlos.
  • Perjudicar su salud mental: hay otros factores como compararse permanentemente con las vidas de otros personajes que les puede pasar factura o la necesidad de contar todo lo que hacen o que todo sea bueno y feliz, les puede generar ansiedad. Por otro lado, una idealización de la imagen corporal puede causarles problemas de autoestima.

Lo que a ti te puede parecer estupendo, aun siendo jugador de futbol de la selección española o presidenta del gobierno, puede que de mayor a tu hijo no se lo parezca. Deja que sea el quien suba sus fotos de pequeño cuando sea mayor, no te apropies de su identidad. Son sus fotos y cuando tenga consciencia de lo que supone subirlas, debe de ser el quien decida.

A veces se plantean el debate desde el punto de vista de que son las conductas pedófilas las que deben cambiarse, no los hábitos de los padres de subir su información a la red. Lo cual sería lo ideal, nosotros antes de llegar a ese punto nos cuestionamos ¿qué beneficios le aporta al menor que suba sus fotos a las redes sociales?