Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Por qué obtener la certificación UNE 158101?



La certificación UNE 158101 garantiza la calidad tanto en el servicio como en la atención de personas mayores o con discapacidad en centros de día, residencias y centros de noche (públicos o privados). Se trata, por tanto, de un certificado basado en el pleno bienestar de las personas residentes, así como en la ética y especialización de los empleados.

Este certificado es una herramienta sumamente efectiva, con la que los centros públicos y privados dedicados a la atención de ancianos y personas con discapacidad, consiguen una mejor gestión en los servicios ofertados. Una norma que además sirve como garantía de calidad para los resistentes y sus familiares. Gracias a la certificación UNE 158101, pueden estar seguros de la excelente calidad de los empleados, las instalaciones y los servicios ofrecidos por el centro.

¿Qué beneficios ofrece la certificación UNE 158101?

Estas son las ventajas que supone estar en posesión de este certificado para centros dedicados al cuidado de personas mayores o con discapacidad:

  1. Gestión eficiente: para obtener este certificado, es requisito indispensable que la empresa certificadora lleve a cabo un detallado análisis interno del centro, destacando así sus fortalezas y debilidades. De ese modo, el centro puede tomar conciencia de los puntos positivos y negativos, logrando con ello una gestión más eficiente y profesional de los servicios.
  2. Garantía de calidad: una de las principales ventajas de la certificación UNE 158101 tiene que ver con la garantía de calidad. Un centro que esté en posesión de esta norma puede demostrar que realmente es de confianza, y que los servicios que presta se rigen por la normativa vigente.
  3. Diferenciación: actualmente, la diferenciación es un aspecto clave tanto en el sector privado como en el público. Este certificado supone una gran ventaja competitiva de cara a la competencia.
  4. Satisfacción: y, por último, teniendo en cuenta que la satisfacción de residentes y familiares es fundamental, la UNE 158101 permite que su sensación de felicidad aumente.

Las normativas y los certificados de calidad se hacen especialmente importantes en centros dedicados a la atención de las personas. Más aún cuando estas personas son vulnerables, como ancianos y personas con discapacidad.

La búsqueda de la excelencia y la continua mejora en la atención son dos pilares fundamentales sobre los cuales debe basarse la gestión integral de los centros. Así, la UNE 158101 es una certificación muy valiosa, con la que los centros consiguen una gestión más eficiente y profesional, ofreciendo mejores servicios.

¿Cómo obtener la UNE 158101?

Para obtener este certificado hay una serie de pasos a seguir, y que resulta de especial interés conocer. Lo primero y más importante es contactar con una empresa certificadora como Anexia Consultoría, la cual presta un servicio 360º. El servicio que proporciona incluye todas y cada una de las fases, desde el asesoramiento inicial hasta la auditoría de certificación. Por supuesto, la auditoría interna es una de las etapas más importantes, en la que evalúa la gestión y la calidad de los servicios ofrecidos por el centro.

La empresa certificadora cuenta en su plantilla con consultores cualificados, especializados en la implantación de Sistemas de Gestión. Una vez finalizado el proyecto, el centro público o privado tiene implantado un Sistema de Gestión a medida, totalmente adaptado a sus necesidades y características. Es la norma la que debe adaptarse a la empresa, y no al revés. Este es un aspecto muy importante y se debe considerar con especial interés en la UNE 158101.

A modo de conclusión, cabe señalar la importancia de estar en posesión de este certificado aquellos centros dedicados al cuidado de personas mayores o con discapacidad. Contar con esta normativa garantiza la eficiencia en el servicio y, con ello, el bienestar de los residentes.