Para qué sirve la auditoría y la certificación de un sistema de calidad



La ISO 9001 es una norma de carácter internacional elaborada por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) que se aplica a los Sistemas de Gestión de Calidad de empresas tanto públicas como privadas, con independencia de su tamaño y sector de actividad. Es una herramienta excelente para acreditar la calidad no sólo de los productos, sino también de los procesos productivos, lo que conlleva una mejora en la satisfacción de los clientes.

 

 

En un mercado cada vez más competitivo y exigente, la norma ISO 9001 es una herramienta muy eficaz para que las organizaciones gestionen su negocio de forma efectiva, aumentando la resiliencia operativa y optimizando operaciones. Se trata de un estándar 100% recomendado para todo tipo de compañías ya que permite demostrar su capacidad de ofrecer productos y servicios que satisfagan las necesidades de los clientes y que cumplan con la normativa vigente.

La primera versión de la norma ISO 9001 nació en 1987. Desde entonces, ha ido evolucionando para adaptarse a los cambios en el mercado y en la sociedad. La última actualización tuvo lugar en 2015, y su principal objetivo es que las empresas consigan la máxima satisfacción por parte de los clientes estableciendo procesos de mejora continua.

¿Cuáles son los beneficios de certificarse en un Sistema de Gestion de Calidad?

La auditoría y posterior certificación de un Sistema de Gestión de Calidad es un proceso por el que deberían pasar todas las empresas en la actualidad ya que ofrece un amplio abanico de beneficios tanto a corto como a largo plazo:

  • Mejora de la imagen corporativa: la ISO 9001 es una norma reconocida en todo el mundo. Por este motivo, cuando algunas compañías buscan un proveedor, establecen como requisito que tenga un Sistema de Gestión de Calidad basado en ella. Por lo tanto, supone una mejora de la imagen corporativa y abre las puertas a nuevos mercados.
  • Aumento de la satisfacción del cliente: esta norma pone como eje central del negocio al cliente, en torno al cual gira todo. No se trata simplemente de conseguir una transacción, sino de establecer con él una relación de confianza a largo plazo, y para ello es necesario que el cliente esté satisfecho con la empresa.
  • Mejora en la integración de los procesos: para poder certificarse en la ISO 9001 es requisito indispensable realizar un análisis en profundidad de las fortalezas y debilidades de la compañía. De este modo, es posible eliminar o cambiar los errores detectados en cada fase del proceso, mejorando así la eficiencia y ahorrando costes operativos.
  • Apuesta por la mejora continua: es importante crear una cultura para mejorar los procesos. La mejora continua es un principio del Sistema de Gestión de Calidad que establece la ISO 9001.
  • Promueve la participación de los empleados: y, por último, certificarse en esta norma supone implicar al conjunto de la organización. Todos los empleados deben comprometerse con la cultura de la calidad, y la alta dirección debe promover su participación y escuchar sus opiniones.
  • Mejora de toma de decisiones: y, por último, la auditoría y la certificación de un Sistema de Gestión de Calidad mejora de forma notable la toma de decisiones en base a datos objetivos. De este modo, la dirección está más centrada en aplicar recursos a áreas que mejoren la eficiencia y ayuden a ahorrar costes operativas.

En Anexia Consultoría somos una empresa formada por un equipo multidisciplinar con más de 15 años de experiencia. Nuestro sistema de trabajo 360 grados garantiza la máxima confianza y seguridad en todos los procesos. Podemos ayudarte a certificarte en un Sistema de Gestión de Calidad.