Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

La Unión Europea apuesta por electrodomésticos más sostenibles


14/10/2019

Desde la Unión Europea están sentando las bases para actualizar la Directiva de Ecodiseño 2009/125/CE. Los esfuerzos se centran en reducir la huella de carbono y abaratar la factura energética de los ciudadanos de la Unión. Por eso, la UE va a adoptar nuevas medidas. Entre ellas, destaca la medida basada en el diseño sostenible para productos como frigoríficos, lavadoras, lavavajillas y televisiones.

En el programa Energy Efficiency First por primera vez se incluyen medidas que contemplan opciones de reparación y reciclaje. Entre ellas, aumentar la vida útil de los electrodomésticos e ir en sintonía con las estrategias medioambientales de reutilización y reciclado de la comunidad europea. Se prevé que esta normativa se pondrá en marcha en el 2021.

 

La Unión Europea apuesta por electrodomésticos más sostenibles.jpg

 

El Origen: la Estrategia Europa 2020 y la economía circular

Esta corriente que apuesta por recudir el consumo como arma frente a la emergencia climática se originó en Estados Unidos ocasionando numerosas revueltas, por lo que la Unión Europea pretende anticiparse a que esto pueda suceder. En línea con la Estrategia Europa 2020, en la que uno de los puntos esenciales es actuar frente al cambio climático, se pretende reducir un 20% las emisiones de gases invernadero, aumentando en un 20% las energía renovables y aumentado en un 20% la eficiencia energética. 

La Unión Europea apuesta por una economía circular, en la que se exige la reducción de residuos y una mayor eficiencia en el uso de recursos. En la actualidad, se sigue un enfoque basado en ‘extraer materias primas limitadas de la tierra, las utilizamos una sola vez para fabricar un producto y después las eliminamos enterrándolas de nuevo bajo tierra’, es decir: extraer, fabricar, consumir y tirar. Este modelo ineficiente y que está ocasionando e incrementando la emergencia climática, quiere sustituirse por un modelo basado en reutilizar, reparar, reacondicionar y reciclar.

“Derecho a reparar”

Una de las iniciativas, que ya está en marcha en EE. UU., es el coloquialmente denominado “derecho a reparar”. En este caso, además de para prolongar la vida útil de los electrodomésticos, se persigue mejorar la eficiencia energética y ahorrar en el consumo de agua. Por un lado, se busca reducir el gasto energético de producción constante en el modelo de consumo actual; y, por otro, alargar la vida útil de los electrodomésticos que se podrán reparar cuando tengan averías y hacerlos más eficientes a nivel energético. Todo ello poniendo el énfasis en el consumo y la eficiencia.

Las estimaciones dicen que se podría ahorrar hasta 167 TWh de energía y 20.000 millones de euros al año en la Unión Europa en la factura de la luz a partir de 2030. Lo que equivale al consumo anual de energía de Dinamarca.

Los fabricantes obligados a proporcionar piezas de repuesto

Con esta iniciativa de la Unión Europea, se quiere promover la reparación de electrométricos en línea con las políticas ambientales para combatir la crisis climática. La iniciativa se traduce en que los fabricantes tendrán que ofrecer piezas de repuesto de algunos electrodomésticos. De momento, no se menciona nada sobre dispositivos electrónicos, ni móviles u ordenadores.

Las piezas se facilitarán a servicios técnicos especializados, no a usuarios. Además, los fabricantes se encargarán de que sus electrodomésticos duren mucho más y deben proporcionar piezas de repuesto durante los 10 años posteriores de la puesta en el mercado del electrodoméstico en cuestión.

Primeras controversias

Los primeros detractores de esta iniciativa consideran que, al depender de unas pocas empresas para reparar los electrodomésticos, se perderá la oportunidad de hacer las reparaciones más accesibles. Además, argumentan que los pequeños servicios de reparación son grandes contribuyentes de la economía y la sociedad.

La normativa entrará en vigor en 2021. Hasta entonces, desde el servicio de prensa de la Comisión Europea continúan adelantando novedades de los futuros cambios en la Directiva.

 

Fuente original: New rules make household appliances more sustainable