¿Es difícil cumplir los requisitos para certificarse en ISO 9001?



Obtener el certificado ISO 9001 es la forma más efectiva de demostrar a los empleados, a los clientes y a todas las partes involucradas, el compromiso de la empresa de satisfacer las necesidades de los consumidores e implementar un Sistema de Gestión de Calidad en base a los estándares internacionales.

Beneficios de la norma ISO 9001

Es de especial interés conocer cuáles son los beneficios que ofrece la norma ISO 9001 para empresas de todos los sectores de actividad y tamaños. Los consumidores actuales son cada vez más exigentes, y gracias a este certificado las compañías pueden mejorar su imagen y transmitir confianza a su público objetivo.

Los clientes son el activo más valioso para las empresas, y con la norma ISO 9001 pueden mejorar su experiencia. En lo que respecta a los empleados, éstos se muestran más involucrados, lo que mejora la retención del talento y la productividad.

Uno de los principales beneficios que supone contar con esta certificación guarda relación con el servicio de atención al cliente porque minimiza las quejas y reclamaciones de los consumidores.

Obtener el certificado ISO 9001

Obtener el certificado ISO 9001 conlleva el desarrollo de un gran número de tareas, como la elaboración de planes estratégicos, las cuales se pueden agrupar en cuatro etapas.

Para el desarrollo del Sistema de Gestión de Calidad es requisito indispensable identificar todos los procesos corporativos para identificar riesgos y poner en marcha las medidas de mejora que sean oportunas. Una vez aprobadas, tienen que ser comunicadas y puestas a disposición de quienes necesiten acceder a las mismas.

La siguiente fase consiste en la implementación del Sistema de Gestión de Calidad. Uno de los puntos críticos es el de asegurarse que los procedimientos realmente se llevan a cabo tal y como han sido descritos en la documentación.

La auditoría interna es la herramienta más efectiva para obtener el certificado ISO 9001 ya que permite revisar el Sistema de Gestión de Calidad de forma integral con el objetivo de verificar su efectividad y cumplimiento. Además, permite identificar las fortalezas y debilidades internas para tomar las medidas correctivas o preventivas que sean necesarias.

Para llevar a cabo la auditoría, se tienen en consideración los siguientes factores:

  • Riesgos del sistema: durante la auditoría hay que garantizar que el sistema no tiene ningún tipo de riesgo fuera de control. El auditor valora el sistema de forma global, comprobando cuáles son los resultados en función de la eficacia.
  • Satisfacción de los clientes: el auditor comprueba si hay quejas por parte de los consumidores y, si las hay, por qué están insatisfechos. Es fundamental que las empresas actúen de manera adecuada para corregir los puntos críticos.
  • Sistema productivo: para acreditar la satisfacción de las necesidades de los clientes, una de las claves de la auditoría es el análisis de todas las fases de la cadena de valor.
  • Necesidades de los clientes: hay determinados indicadores, de medición y mejora, que ayudan a las organizaciones a conocer las necesidades de su público objetivo para que éstas puedan anticiparse a las mismas.

Para obtener la certificación, es necesario seleccionar un organismo certificador y enviar la documentación requerida. El organismo asignará una fecha para realizar la auditoría externa y verificar si el Sistema de Gestión de Calidad implementado en la compañía cumple con los requisitos establecidos en la norma.

En Anexia Consultoría somos una empresa formada por un equipo multidisciplinar con más de 15 años de experiencia. Ayudamos a las Pymes a certificarse en la norma ISO 9001 para mejorar su posicionamiento en el mercado.