Conoce el certificado ISO más popular



Los certificados ISO son normas que acreditan que la empresa cumple con una serie de requisitos y sigue una serie de procedimientos en diferentes ámbitos: seguridad y salud en el trabajo, calidad, medioambiente, prevención de riesgos laborales, seguridad de la información… Las siglas ISO responden al nombre de la organización que establece los certificados, la Organización Internacional para la Estandarización (International Organization for Standarization). Todas las normas ISO son reconocidas a nivel internacional.

Existen un gran número de certificados ISO, algunos de los cuales son estándares y se pueden aplicar en organizaciones de todos los tamaños y sectores de actividad, y otros son específicos para determinados sectores: hostelería, agricultura, alimentación… Gracias a ellos, las empresas pueden acreditar a nivel global que cumplen con los procedimientos adecuados en los diferentes ámbitos y siguen los protocolos.

Los beneficios de estar en posesión de las normas ISO son muy amplios. Uno de los más relevantes en la mejora de la imagen, que se proyecta hacia los clientes, tanto actuales como potenciales. Además, las compañías aumentan la productividad ya que todos los certificados están orientados hacia la mejora continua. A esto hay que sumar que el volumen de negocio también se ve incrementado.

ISO 9001

De todas las normas que existen, la ISO 9001 es la más conocida y popular de todas. Recoge los requisitos del Sistema de Gestión de Calidad y la última versión fue publicada en el año 2015. Se basa en ocho principios de gestión: compañía claramente enfocada al cliente, enfoque sistemático a la gestión, implicación por parte del personal, liderazgo, aseguramiento del enfoque por procesos, enfoque objetivo durante el proceso de toma de decisiones, mejora continua y relaciones con los proveedores beneficiosas para ambas partes.

Es el certificado más utilizado por las pequeñas y medianas empresas en la para demostrar su capacidad de satisfacer las necesidades de sus clientes. Tiene un claro enfoque hacia la mejora continua y uno de sus principales beneficios es la eficiencia en los procesos, lo que se traduce en un ahorro de los costes operativos.

Una de las principales características que definen el certificado ISO 9001 es que proporciona un marco de trabajo flexible, algo fundamental en el mercado actual, que evoluciona constantemente. También verifica que todas las fases del proceso de producción aseguran el cumplimiento de los objetivos en términos de calidad.

El hecho de que una compañía esté certificada en la norma ISO 9001 conlleva un aumento de la cuota de mercado. Los clientes saben que la organización tiene implementado un Sistema de Gestión de Calidad, y no dudan en depositar su confianza en ella a la hora de adquirir un determinado bien o servicio.

Un desarrollo estratégico bien diseñado, valorando las debilidades y fortalezas de todos los ámbitos de empresa, es clave para acelerar el proceso de toma de decisiones al tener una base sólida. A todo esto, hay que sumar que gracias a la ISO 9001 cualquier compañía puede entender cómo le afectan los requisitos regulatorios y normativos a su actividad.

Para poder certificarse en la ISO 9001, uno de los requisitos del proceso es realizar un análisis en profundidad de las fortalezas y debilidades de la empresa. De esta manera, es posible eliminar los errores detectados en cada ámbito de la organización, lo que se traduce en una mejora de la eficiencia y un ahorro de los costes operativos.

En Anexia Consultoría somos una empresa formada por un equipo multidisciplinar con más de 15 años de experiencia. Ayuda a las pequeñas y medianas empresas a certificarse en las normas ISO para mejorar su posicionamiento en el mercado.