BLOG

El fin de una era: certifica tu responsabilidad ambiental

Tal y como alertan los últimos estudios científicos, la mayor amenaza para la salud de la humanidad es el cambio climático. En promedio, la tierra tiene una temperatura 1,1 grados superior a la del siglo XIX, debido en gran medida al uso insostenible del suelo, la energía y el agua. Teniendo en cuenta estos datos, es el momento de tomar partido para revertir la situación, y las empresas tienen un papel clave en la responsabilidad ambiental.

ISO (International Organization for Standardization) es la Organización Internacional de Normalización. Su principal función es la elaboración de normas técnicas de carácter internacional. Las normas ISO contribuyen a que la producción, el desarrollo y el suministro de bienes y servicios sea más transparente, seguro y eficaz.

En la actualidad la ISO tiene 164 países miembros y existen 22.000 normas diferentes, cada una de ellas enfocada en la estandarización, normalización o regulación de un determinado elemento. El estándar que se centra en el Sistema de Gestión Ambiental es la norma ISO 14001, cuyo objetivo es identificar y gestionar los posibles riesgos ambientales en compañías de todos los tamaños y sectores de actividad.

La norma ISO 14001 aporta enormes beneficios a las empresas: reducción de costes operativos, cumplimiento de la legislación en materia de medioambiente, aumento de la cuota de mercado ya que supone una importante ventaja competitiva y facilidad para el cumplimiento de otras certificaciones ISO.

ISO 14001

La norma ISO 140001 no define objetivos ambientales para la protección medioambiental y la prevención de la contaminiación, sino que establece una serie de sistemas centrados en los procesos de producción internos. También presta atención a los efectos externos que se derivan de los procesos de producción internos en relación al medio ambiente, con el objetivo de reducir los riesgos ambientales.

Se acompaña de la ISO 14001 Sistemas de Gestión Ambiental - Directrices Generales sobre los principios, sistemas y técnicas de apoyo. La norma cubre factores como la implementación, el mantenimiento y la mejora de un Sistema de Gestión Ambiental.

En la actualidad, gestionar el impacto para el medio ambiente de la actividad del negocio debe ser una prioridad para todas las empresas. Un Sistema de Gestión Ambiental proporciona una estructura para la toma de decisiones en los procesos que contribuye a la mejora del rendimiento ambiental.

La certificación demuestra que la organización está comprometida con el cuidado del medioambiente. Además, la ISO 14001 proporciona beneficios a organizaciones de todos los sectores y provee una estructura para implementar buenas prácticas sostenibles.

Ventajas

Una de las ventajas más destacadas que ofrece esta norma ISO es que, gracias a la implementación del Sistema de Gestión Ambiental, se reducen los consumos de energía y materias primas. Los procesos de producción internos se llevan a cabo de forma más eficiente y responsable.

Además, se minimiza la generación de emisiones de CO2, lo que también incluye la mejora del manejo de los residuos que se generan fruto de la actividad de la compañía. Las administraciones y las organizaciones valoran muy positivamente el hecho de que una empresa esté en posesión del certificado ISO 14001. Por lo tanto, es una gran oportunidad para impulsar el negocio y acceder a nuevos mercados.

Como resulta lógico, la regulación se ve mejorada al tener un compromiso en firme con el cuidado medioambiental. La concienciación de la sociedad por la lucha contra el cambio climático hace que proveedores y clientes tengan una muy buena percepción de las compañías certificadas en ISO 14001.

Y, por último, cabe señalar que minimiza la exposición a sanciones y multas por llevar a cabo alguna actividad nociva para el medio ambiente.