Diferencia entre ISO 9001 y Modelo EFQM



Existe una cada vez mayor competitividad entre empresas en todos los sectores de actividad, de forma que las compañías necesitan diferenciarse del resto para garantizar su supervivencia a medio y largo plazo. Los certificados de calidad se han convertido en los últimos años en una herramienta excepcional para acreditar ante los clientes la calidad de los productos y/o servicios que ofrecen.

 

 

No se trata simplemente de crear productos y/o servicios de buena calidad, sino que ésta debe estar integrada en el conjunto de la organización. El concepto de calidad total está implícito en el modelo EFQM, así como en la última versión de la norma ISO 9001.

Se entiende por sistema de calidad al conjunto de procedimientos, recursos, actividades y responsabilidades en una empresa. Para garantizar el cumplimiento de los requisitos, es indispensable fijar una auditoría de la calidad en base a criterios objetivos con todas las partes interesadas formando parte del proceso.

 

Gestión de calidad total

La gestión de la calidad total es como se denomina al procedimiento mediante el cual se implanta la calidad total. En la actualidad la calidad está plenamente integrada en el sistema de gestión de las empresas, mientras que antiguamente se encontraba aislada en los diferentes procesos. Todo el personal debe estar plenamente concienciado acerca de las ventajas de llevar a cabo la mejora continua para obtener mejores niveles de funcionamiento.

 

Norma ISO 9001 y Modelo EFQM

La norma ISO 9001 recoge los requisitos de los Sistemas de Gestión de Calidad. Se trata, por lo tanto, de un estándar en el que se engloban todas las condiciones que debe tener un Sistema de Gestión de Calidad. La última versión se publicó en el año 2015.

Se trata del modelo más utilizado por las PYMEs en la actualidad para demostrar su capacidad de cumplir con las necesidades de sus clientes. Tiene un claro enfoque hacia la mejora continua y potencia el enfoque hacia la gestión eficiente.

Uno de los principales beneficios que ofrece es la eficiencia en los procesos, lo que se traduce en un ahorro de los costes operativos. Además, gracias a la ISO 9001 una compañía puede mejorar de forma notable la satisfacción de los clientes al tiempo que mejora la comunicación interna.

Por su parte, el modelo EFQM es un modelo de excelencia que, del mismo modo que la norma ISO 9001, hace uso del concepto de calidad total, pero no es un Sistema de Gestión en sí mismo. Se trata de una herramienta de evaluación, basada en realizar un análisis de las fortalezas y debilidades de la organización. Partiendo de esta base, se obtiene una calificación y se plantean una serie de mejoras.

Nació en los años 80 y en la actualidad es una herramienta de referencia para muchas empresas europeas. Las principales características del modelo EFQM son las siguientes: orientación hacia el cliente y los resultados, gestión por procesos, liderazgo, proceso continuo de mejora e innovación y responsabilidad social.

Mediante la autoevaluación, el modelo EFQM busca una gestión más eficiente y eficaz. Identifica los puntos fuertes y débiles de diferentes ámbitos de la empresa para establecer el punto de partida para el proceso de mejora continua.

Estas son las diferencias entre la norma ISO 9001 y el modelo EFQM, ambos recursos muy valiosos para lograr la calidad y la excelencia.

 

En Anexia Consultoría somos un equipo multidisciplinar con más de 15 años de experiencia, durante los cuales hemos ayudado a muchas PYMEs a crecer. Estamos especializados en evaluación de procesos, auditoría y consultoría. Si estás interesado en nuestros servicios, te invitamos a contactar con nosotros.