BLOG

Cómo crear un Sistema de Gestión de Calidad en tu empresa

La ISO 9001 es una norma ISO de carácter internacional que se aplica a los Sistemas de Gestión de Calidad de empresas de todos los tamaños y sectores de actividad. Es una de las mejores herramientas que existen en la actualidad para mejorar la calidad de los procesos, así como de los productos y servicios, las cuales se traducen en una mejor experiencia por parte de los clientes.

La estructura de la norma ISO 9001:2015 es la siguiente: alcance, referencias normativas, términos y definiciones, contexto de la organización, liderazgo, planificación, soporte, operación, evaluación del desempeño y mejora. En la nueva versión, se hace especial hincapié en el enfoque basado en procesos del Sistema de Gestión de Calidad, lo que conlleva un mayor control de la gestión.

El apartado contexto de la organización hace referencia a la necesidad de analizar el entorno socio-económico de la organización para identificar las debilidades que se puedan generar en el proceso de implantación de la norma A todo esto hay que sumar la importancia del liderazgo, ya que en la norma ISO 9001:2015 se otorga mayor importancia a la figura de la alta dirección.

Los beneficios de la implantación del Sistema de Gestión de Calidad son muy amplios: eficiencia en los procesos, ahorro de costes operativos, mejora en la satisfacción de los clientes y apertura a nuevos mercados. Se trata de una norma centrada en el cliente, por lo que las organizaciones deben definir y gestionar los procesos para que éstos se adapten con precisión a las necesidades del público objetivo.

Crear un Sistema de Gestión de Calidad en tu empresa

Lo primero y más importante es definir qué es exactamente un Sistema de Gestión de Calidad. Hace referencia a la recopilación, organización y distribución de información en una empresa, así como a la tecnología utilizada para la gestión de los procesos. El objetivo es mejorar la satisfacción de todas las partes interesadas, especialmente los clientes, y cumplir con los requisitos que establece el mercado.

Los pasos a seguir para adoptar un Sistema de Gestión de Calidad son lo siguientes:

  1. Es requisito indispensable que la alta dirección se comprometa con la implementación del Sistema de Gestión de Calidad. Sus principales funciones son tres: motivar a los empleados, promover la cultura de la calidad y realizar una adecuada gestión en todos los niveles. Hay que designar a un líder para el proceso de implementación.
  2. Hay que realizar un exhaustivo estudio de mercado para identificar con exactitud el público objetivo al que van dirigidos los productos y servicios de la compañía. Es esencial determinar qué valor esperan de los mismos para saber qué características y requisitos deben cumplir.
  3. El siguiente paso consiste en definir una secuencia de actividades para la creación de los productos y servicios que no solo satisfagan las necesidades de los clientes, sino que además se anticipen a las mismas.
  4. A continuación, hay que analizar el contexto de la empresa, tanto a nivel interno como externo. Para la implementación del Sistema de Gestión de Calidad, es fundamental tener claras las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas.
  5. Una vez superados los pasos anteriores, lo siguiente es establecer los objetivos y las estrategias del Sistema de Gestión de Calidad para el logro de las metas deseadas.
  6. Una vez puesto en marcha, la alta dirección debe encargarse de medir y analizar los resultados para verificar que todas las tareas se están realizando adecuadamente.

Una vez realizado todo lo anterior, hay que aprovechar las oportunidades de mejora en base a los requisitos de la norma ISO 9001.