Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Claves de una buena auditoría de certificado ISO 9001



Aquellas compañías que solicitan el certificado ISO 9001 tienen como principal objetivo seleccionar a proveedores de confianza, cuyos servicios y productos sean de buena calidad y, además, estén disponibles a precios competitivos. Para obtener este certificado es condición indispensable que una empresa certificadora lleve a cabo una auditoría.

¿Cómo trabajan los auditores para obtener el certificado ISO 9001?

Cuando se piensa en este concepto, generalmente se hace visualizando a varios auditores buscando todo tipo de documentos y registros en la empresa. No obstante, elmétodo de trabajode este tipo de profesionales es muy diferente. Cuentan con la formación y experiencia necesarias para obtener una visión global de la empresa en su conjunto.

Así, son capaces de visualizar todos los aspectos de una empresa y analizarlos, tanto de manera individual como conjunta. De este modo, los auditores obtienen una visión de todo el conjunto para llevar a cabo un análisis detallado. Por tanto, son capaces de saber cuáles son los procesos que resultan más y menos eficaces, qué controles deberían añadirse a la cadena de valor, cuáles son las herramientas que no se están utilizando del modo adecuado o sobre qué aspectos los clientes tienen más quejas.

Una vez los auditores tienen una visión completa de los puntos fuertes y débiles de la empresa, pueden empezar una investigación con mayor detalle de las debilidades. Así, la empresa auditada, además de obtener el certificado ISO 9001 consigue un análisis completo de la misma.

¿Cuáles son las claves de una buena auditoría de certificado ISO 9001?

  • Riesgos del sistema: uno de los principales aspectos de la auditoría es asegurar que el sistema no tiene ningún tipo de riesgo descontrolado. El auditor toma una visión del sistema global, comprobando los resultados en función de la eficacia.
  • Satisfacción de los clientes: actualmente, el capital humano es el activo más valioso de las empresas. Más allá de obtener una venta, estas deben trabajar por obtener la máxima satisfacción de parte de sus clientes. Así, el auditor se encarga de comprobar si hay quejas por parte de los consumidores y, si las hay, en qué aspectos están insatisfechos. Es importante que la compañía esté actuando de forma correcta para corregir los puntos críticos, para así evitar que los problemas se sigan repitiendo.
  • Sistema productivo: para garantizar la satisfacción de las necesidades de los clientes y que los controles realizados realmente son eficaces, una de las claves de la auditoría de certificado ISO 9001 es la investigación de todas las fases de la cadena de valor.
  • Necesidades de los clientes: hay determinados indicadores, de medición y mejora, que ayudan a saber a la compañía que es lo que realmente interesa a su público objetivo. De este modo, la empresa conoce de forma detallada cuáles son las necesidades de los clientes y tiene un mejor enfoque del mercado.
  • Ideas: y, por último, los directivos de la compañía auditada deben tener un papel protagonista en el proceso de auditoría. Los auditores hablan el mismo idioma de la empresa en cuestión, aportando una serie de ideas que permitan mejorar la gestión de esta.

Una vez la empresa ha obtenido el certificado ISO 9001 el auditor visita la compañía una vez al año para comprobar el funcionamiento de esta. De esta manera, puede valorar si se han aplicado o no los procesos de mejora recomendados. Debe hacerlo sin favorecer el papeleo y la burocracia, sino desde el punto de vista humano. De lo contrario, la productividad y competitivas de la compañía pueden verse perjudicadas.