Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Conoce los certificados de medio ambiente



Actualmente, las empresas de todo el mundo deben cumplir con un número, cada vez mayor, de requisitos en términos medioambientales. Es fundamental para mejorar la imagen de una compañía de cara a los clientes, proveedores, Administración, y sociedad en su conjunto.

Entre ellos, destacan los certificados que se destinan a mejorar la sostenibilidad y cuidar el entorno. Hoy en día, el hecho de integrar el respeto por el ambiente en todas las fases de la cadena de valor de una empresa es algo prácticamente imprescindible. A continuación, hemos recogido los certificados medioambientales más importantes para las empresas que podemos obtener.

ISO 14001

La normativa ISO 14001 es un certificado vinculado con los Sistemas de Gestión Medioambiental (SGA). Permite la identificación y posterior gestión de los riesgos medioambientales que surgen por la actividad de una determinada compañía. Se puede implantar en cualquier empresa, independientemente de cuál sea su sector de actividad, así como su ubicación y tamaño.

Estar en posesión de la norma ISO 14001 ofrece una gran selección de beneficios a nivel corporativo que es importante destacar. En primer lugar, permite la reducción de costes operativos gracias a un uso más eficiente de los residuos y recursos en todas las fases productivas. En segundo lugar, este certificado facilita en gran medida el cumplimiento de otras normativas medioambientales.

Por supuesto, mejora de forma considerable la imagen de marca que tienen los clientes. Esto es vital para obtener su confianza y establecer con ellos una relación a largo plazo. Y, por último, cabe destacar que la norma ISO 14001 elimina muchas de las barreras a la exportación.

PEFC Y FSC

Las normas PEFC y FSC son dos certificados forestales que garantizan que todos los espacios naturales a nivel global se gestionan y explotan de manera sostenible. Por lo tanto, su principal objetivo es el de acabar de una vez por todas con la explotación sin control de los recursos y crear una conciencia medioambiental en el ámbito corporativo.

De cara a la Administración, contar con los certificados PEFC y FSC mejora de forma notable la imagen de la empresa en cuestión. Además, ante los consumidores puede demostrar con garantías que los recursos forestales cumplen con la legalidad vigente y son sostenibles.

EMAS

El EMAS es como se conoce a la normativa comunitaria de ecoauditoría y ecogestión de la Unión Europea. Su fin principal es el de acreditar que las empresas han iniciado un proceso de gestión medioambiental para así contar con unas instalaciones más sostenibles y llevar a cabo unos procesos con un impacto mínimo en el entorno natural.

Este es un certificado muy importante puesto que permite mejorar la salud de los empleados en su lugar de trabajo. Gracias al EMAS las empresas mejoran sus instalaciones, haciéndolas más sostenibles y responsables con el medio ambiente.

Así, cualquier compañía que se encuentre en alguno de los países miembro de la Unión Europea puede estar en posesión del certificado EMAS. Para ello, debe comprometerse en firme a mejorar su política en términos de medioambiente, para reducir el impacto en el entorno. Se trata de una certificación que supone un gran recurso para las compañías que deseen dar un paso adelante en el campo de la normativa medioambiental: Garantiza la mejora en todos los procesos de las empresas.

Para obtener los certificados de medio ambiente una empresa certificadora, como Anexia, debe realizar un análisis exhaustivo de la compañía y sus procesos. Dicha empresa lleva a cabo una auditoría interna y una auditoría de certificación. Además, realiza otras acciones: análisis de la información, seguimiento de los procesos, etc. Así, las compañías certificadas, además de obtener el certificado, descubren cuáles son sus puntos fuertes y débiles. De este modo, pueden iniciar un proceso de mejora continua. ¿Tienes más dudas? ¡Escríbenos!