Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Certificados de calidad: ¿qué tipos existen?



En el ámbito corporativo actual, los certificados de calidad tienen un papel muy importante. Estos permiten aumentar la confianza que los consumidores, proveedores y otros agentes externos tienen en una determinada compañía, empresa o negocio. Se trata de un aspecto clave para lograr con ellos una relación estable en el medio y largo plazo.

Así, resulta interesante conocer cuáles son los diferentes tipos de certificados de calidad que existen. En concreto, son licencias que evalúan distintos aspectos dentro de una empresa: calidad de los productos y/o servicios, profesionalidad de los empleados, implementación de medidas de seguridad, etc.

 

Certificados ISO

Los certificados ISO de gestión se pueden categorizar en cinco grandes familias:

  • Calidad de productos: Este es uno de los certificados de calidad más conocidos. También toma el nombre de norma ISO 9001. Todas las empresas que cuentan con esta licencia se comprometen a garantizar una serie de estándares de calidad en relación con sus productos y servicios.
  • Gestión ambiental: La ISO 14001 es una normativa que garantiza una adecuada implementación del Sistema de Gestión Medioambiental por parte de las empresas. Así, las compañías toman un compromiso en firme de reducir las emisiones de CO2.
  • Proceso productivo: La normativa ISO 5001 determina los estándares de eficiencia energética que deben cumplir las empresas durante el proceso de producción.
  • Personas: La normativa ISO también engloba a las personas: la norma ISO 17024 certifica la experiencia, profesionalidad y cualidad de los empleados para llevar a cabo sus tareas.
  • Riesgos y seguridad: Por último, las compañías con certificados ISO de riesgos y seguridad se comprometen a no cometer ningún tipo de negligencia relacionada con la seguridad. Además, se comprometen a que todos los sistemas se implantan de forma adecuada, garantizando así la seguridad de los operarios y de las propias instalaciones. Las licencias más habituales son: ISO 27001, ISO 22301, ISO 39001 y ISO 45001.

 

Certificado de calidad I+D+i

En plena era digital, cada vez son más las empresas interesadas en obtener este certificado de calidad. Con él se determina que un determinado proyecto supone una innovación real desde el punto de vista tecnológico. Un aspecto muy importante que por sí solo es capaz de atraer la atención de los usuarios del Siglo XXI.

 

Sello de calidad en Internet “IQ”

Otro de los certificados de calidad más valorados en la actualidad, tanto por las empresas como por los consumidores. Se trata de un sello que determina la calidad de una determinada empresa en Internet. Es decir, indica que su sitio web cumple con la legalidad vigente y, además, es accesible y protege a los menores con sus contenidos. En definitiva, establece que la presencia online de la compañía es transparente y de confianza.

 

Calidad turística “Q”

En el sector de la hostelería este es el certificado de calidad más importante que existe. Son normas determinadas por el Instituto por la Calidad Turística Española (ICTE). Este organismo es el responsable de determinar si un determinado complejo turístico cumple con unos niveles de calidad. Para ello, tiene en cuenta diversos aspectos: calidad, profesionalidad y seguridad.

La “Q” de Calidad Turística nació a finales de la década de los 70. Aquellos establecimientos hosteleros que cuentan con ella tienen gran prestigio, diferenciación, fiabilidad, rigurosidad y promoción. Cinco factores muy importantes para los consumidores.

Los certificados de calidad son muy importantes en la sociedad actual. Los consumidores tienen asegurada la calidad tanto de los productos como de los servicios que consumen. Además, gracias a ellos las empresas pueden garantizar la profesionalidad de sus empleados, así como la seguridad de sus instalaciones. Son ventajas de marca muy importantes que no se deben perder de vista.