Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

6 motivos para obtener un certificado de calidad para tu empresa



Las normas IRAM, ISO y otros certificados de calidad para tu empresa están cada día más presentes en todos los sectores. Hoy en día, no son de carácter obligatorio. Sin embargo, organizaciones de todos los países y tamaños deciden auditar para obtenerlas. Estos certificados generan confianza tanto en proveedores como en clientes y la competencia, abren los mercados internacionales y ofrecen mejoras en el ritmo laboral. Estos son solo alguno de los beneficios de obtener un certificado de calidad para tu empresa. En este post, te contamos cuáles son los seis motivos por los que tu negocio debe ponerse manos a la obra y conseguir estos certificados de calidad.

 

Qué es un certificado de calidad

La definición de certificado de calidad es el resultado de una serie de procesos para alcanzar la excelencia, satisfacción al cliente y mejoras en la producción e infraestructura de tu empresa. Esta deberá ser auditada por entidades de certificación acreditada para garantizar que tus productos, servicios y empresa en general se ajusta a los estándares pretendidos por el certificado en cuestión. Algunos de los certificados de calidad más populares son:

·        ISO 9001 (gestión de calidad de productos)

·        ISO 14001 (gestión medioambiental)

·        ISO 17024 (experiencia, profesionalidad y cualidad del personal)

·        ISO 27001, ISO 22301, ISO 39001 o ISO 45001 (de riesgos y seguridad)

·        Marca “Q” de calidad turística

 

Motivaciones para obtener un certificado de calidad

Cada certificado de calidad establece normas y pautas a seguir que se ajustan a cualquier tipo de empresa, y no distingue entre ubicación geográfica, sector o alcance económico. Para encontrar el certificado adecuado para tu empresa es recomendable que accedas a una consultoría para dar con los que más beneficios te proporcionen. Sin embargo, es posible establecer las 6 motivaciones que te beneficiarán sin importar el certificado de calidad que apliques.

Procesos eficaces y eficientes

Los certificados ISO proponen grandes cambios en los procesos de cualquier empresa con el fin de mejorar su producción y el ritmo laboral, así como los resultados que llegan a un público cada día más exigente.

Seguir las guías de estos certificados de calidad te obligan a pesar nuevas formas de alcanzar objetivos. Además, te permiten mejorar la respuesta ante posibles problemas y tomar decisiones con información concreta a partir de datos e información segura. Por otra parte, las auditorías constantes te obligan a mantenerte al día con las mejoras y seguir comprometido con cumplir las normas implementadas. Este es un trabajo que requiere la atención y compromiso de todos los integrantes de la empresa, desde directivos hasta empleados.

Mejores resultados

Optimizar los procesos de producción y la utilización de los recursos no sólo mejora los resultados y te ayuda a alcanzar los objetivos fijados, sino que, además, te permite reducir gastos y aprovechar mejor las inversiones. Aplicar un sistema de gestión de calidad obliga a todos los participantes de la empresa a estar comprometidos con el trabajo diario y a seguir pautas claras y concretas que rápidamente mejoran el ritmo de trabajo y el buen ambiente dentro de la empresa.

Mejor imagen empresarial

Una empresa que se certifica en normas ISO u otras similares es una empresa comprometida con el desarrollo y las mejoras continuas. Los certificados de calidad ISO no sólo te ayudarán a ganar la confianza de tus proveedores, intermediarios y posibles aliados comerciales, sino que también la de tus clientes (y potenciales clientes). Contar con estos certificados te asegura una ventaja diferencial con bases sólidas, permanentes y en constante desarrollo.

Mayor satisfacción

Una empresa debe estar comprometida tanto con el bienestar de sus empleados como con la satisfacción de sus clientes. Aplicar a certificados de calidad mejora y aumenta la productividad, así como también los resultados. Por otro lado, también propone un sistema de gestión aplicable a todos los niveles de la empresa. De esta forma, los recursos tecnológicos y la materia prima son mejor aprovechados por empleados capacitados y, como consecuencia, los clientes están satisfechos con el resultado.

Amplia la competencia

Toda empresa necesita contar con objetivos que se renueven constantemente para creer. De nada sirve estancarse en un sistema que hoy funciona, pero mañana puede que no lo haga. Contar con certificados de calidad no sólo convierte a tu empresa en un negocio digno de confianza para proveedores y clientes en tu país, sino que también puede abrirte las puertas a mercados internacionales que hasta este momento eran inalcanzables.

 

Seguir las normas de calidad internacionales da la pauta a otros mercados de que tu empresa cumple con los estándares de calidad que satisfacen tanto las exigencias de posibles clientes como del marco legal pertinente. Además de ampliar los mercados, los certificados de calidad te diferencian de tu competencia.

Nuevas oportunidades comerciales

Mantenerte al día con los intereses de los clientes te puede abrir las puertas a nuevos mercados. Es importante que siempre te mantengas actualizado de las tendencias y las nuevas exigencias del público. Por ejemplo, en el sector de la alimentación debemos tener en cuenta que los productos kosher, orgánicos y aptos para celíacos están en auge. Y gracias a la aplicación de las pautas y procesos de las normas de calidad puedes organizar tu empresa y abarcar otros sectores. Por último, también puedes aplicar a otras normas de calidad como el Sello de Comercio Justo que añade valor a cualquier gestión comercial