Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Certificados de calidad para mejorar tu empresa



Los certificados de calidad son un gran valor para cualquier empresa que quiera profesionalizarse. Son herramientas para diferenciarte de la competencia y ganar la confianza de socios, inversores y potenciales clientes. Hay diferentes tipos de certificados, pero el más popular y que aplica a todo tipo de organización es la norma ISO 9001. Conoce las ventajas que aportan los certificados de calidad para empresas.

 

 

Qué es la norma ISO 9001

Las normas ISO están estandarizadas para crear un marco común internacional común como referencia, seguirlas es voluntario pero confieren una serie de beneficios que justifican la inversión de dinero y tiempo que estar al día conlleva.

La certificación ISO 9001 es una de las más populares ya que garantiza la calidad de los productos y servicios además de asegurar mejorar continuas reafirmando su compromiso con la gestión de calidad. La norma ISO 9001 es aplicable a cualquier tipo de empresa u organización sin límites de tamaño ni ubicación geográfica con el mismo fin: controlar los procesos y asegurar la satisfacción del cliente.

El certificado de calidad ISO 9001 proporciona los recursos, procesos, procedimientos e infraestructura necesarios para llevar a cabo sistemas de gestión de calidad para controlar y mejorar el rendimiento de la producción con eficacia, un buen servicio al cliente, obteniendo un producto de calidad. Hay normas relacionadas con esta como la ISO 17025 que detalla los requisitos que deben cumplir los laboratorios de ensayo y calibración o la ISO 14001 de sistema de gestión ambiental.

 

Beneficios que otorga

La norma ISO 9001 ofrece beneficios ante el mercado, tus clientes y en la gestión empresarial.

•      Mercado. En el mercado lugar mejora la imagen de la empresa y sus productos y/o servicios, también afianza su posición e incentiva su desarrollo y aumenta las posibilidades de una expansión a mercados exteriores por la confianza que brinda la certificación ISO. El certificado de calidad de un producto es una herramienta para encontrar nuevos socios o inversores, además son obligatorios en los concursos públicos e incentivos económicos del gobierno para pymes.

•      Clientes. Para los clientes significa un aumento en la satisfacción y calidad de los productos obtenidos, aumentando la confianza y fidelidad. Un cliente satisfecho siempre volverá. Ofrecer productos de calidad con una buena imagen empresarial es la fórmula del éxito para ganar nuevos clientes cotidianamente y mantener los de siempre.

•      Gestión empresarial. Por último, para la gestión empresaria la norma 9001 ofrece los conocimientos y herramientas necesarios para optimizar la producción, aumentar la motivación del personal, estimular la mejora continua y llevar adelante una evaluación de las carencias y puntos fuertes de la empresa. Si bien en un principio la calidad certificada puede parecer una gran inversión lo cierto es que con el paso del tiempo y el buen funcionamiento de la empresa vuelve en forma de ganancias gracias a la optimización y reducción de costes.

 

Cómo obtenerla

La norma ISO 9001 es parte de la familia de normas de certificación ISO 9000 de sistemas de gestión de calidad (compuesta por la ISO 9000:2005, ISO 9001:2008 e ISO 9004:2009). ISO 9000 contiene los principios y vocabulario, ISO 9001 los requisitos e ISO 9004 ofrece un enfoque de gestión de calidad para alcanzar el éxito.

Las normas de calidad ISO pueden certificarse mediante un proceso de 4 pasos:

•      Planeamiento. Debes contratar los servicios de una consultora que te ayudará en el camino para obtener el certificado de calidad ISO. Debes establecer los objetivos, cómo alcanzarlos y cómo medir si los conseguiste o no. La consultora elaborará una lista de modificaciones a realizar, luego de conocer muy bien el funcionamiento de tu empresa, para que puedas adaptarla a los requerimientos de calidad ISO 9001. Si quieres hacerlo por tu cuenta puedes hacer un curso ISO 9001 junto con tus socios o empleados de confianza.

•      Implantación. Lleva a cabo reuniones para explicar al personal los cambios que se aproximan, bríndales todas las herramientas necesarias y formación para que se adapten a la nueva forma de trabajo bajo las normas de calidad ISO 9001. Este proceso puede ser largo y llevar unos 6 meses. En necesario el compromiso de todos los empleados para obtener los mejores resultados. Ten en cuenta que en el camino habrá cambios en el plan principal, pero siempre será para optimizar el funcionamiento de la empresa.

•      Certificación. Cuando el nuevo sistema esté marchando correctamente llega el momento del examen para obtener la certificación de ISO 9001. Una empresa certificadora revisará los documentos requeridos según las normas de calidad ISO 9001 y realizará comprobaciones en la empresa. En caso de presentarse algún problema tendrás la oportunidad de solucionarlo para poder obtener el certificado de calidad ISO 9001.

•      Renovación. Una de las ventajas del sistema de gestión de calidad iso 9001 es que te obligará a mantenerte al día en cuestiones de gestión de calidad. Esto significa que los productos y/o servicios que ofrecen pueden mantener un nivel para satisfacer al cliente. Los sellos de calidad ISO tienen en promedio un periodo de validez de 3 años y, cada un año, los expertos realizarán una revisión anual para asegurar que la gestión de calidad ISO 9001 esté al día.