Certificados de calidad de productos alimenticios



El sector alimentario es uno de los más importantes en todo el mundo, y engloba a empresas de todos los tamaños; desde ganaderos hasta multinacionales de logística y distribución. El mercado actual se caracteriza porque los consumidores están cada vez más y mejor informados, y son muy exigentes con las empresas en las que confían, sobre todo en el proceso de decisión de compra de los productos alimenticios. De ahí la importancia que las compañías del sector cumplan con los requisitos y las exigencias de los consumidores a través de los certificados de calidad. Son una herramienta extraordinaria para lograr una posición privilegiada en el mercado e introducir nuevos productos. Estos son los principales certificados de calidad de productos alimenticios que existen.

 

Certificados de calidad de productos alimenticios

 

ISO 9001

La ISO 9001 es una norma internacional que define los requisitos para la implantación de un Sistema de Gestión de la Calidad con el foco puesto en la satisfacción de los clientes. Se utiliza para acreditar la calidad en los productos y servicios ofrecidos. Uno de los pasos más relevantes para certificarse en ISO 9001 es la gestión por procesos, identificando las oportunidades de mejora en base a las fortalezas de la empresa.

ISO 22000

Esta es una de las normas más importantes de todas, la cual establece una serie de requisitos que debe cumplir un sistema de gestión para garantizar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria, hasta la mesa de los consumidores. El principal objetivo es reforzar la seguridad alimentaria, así como favorecer la cooperación entre todos los agentes que forman parte de la cadena alimentaria. A todo ello hay que sumar la necesidad de mejorar el rendimiento de los costes a lo largo de la cadena de suministro, tanto fijos como variables.

ISO 22005

La norma ISO 22005 especifica cuáles son los requisitos básicos para el diseño y posterior implantación de un adecuado sistema de trazabilidad a lo largo de la cadena alimentaria, incluyendo todas las fases que la componen. Los objetivos prioritarios son tres. En primer lugar, conocer cuál es el protocolo para documentar el origen de los productos alimentarios. En segundo lugar, descubrir cuál es la retirada y/o la recuperación de los productos. Y, por último, tener constancia de cuáles son las diferentes partes que intervienen en el proceso de la cadena alimentaria.

Certificado IFS

El certificado IFS especifica que la empresa del sector alimentario ha puesto en marcha los procesos que exige la normativa.

La International Food Standard es un estándar de carácter internacional reconocido por la Global Security Initiative. Está basado en una metodología de evaluación compartida, y está dirigida a la selección y calificación de los proveedores en el sector alimentario, ya sean mayoristas, minoristas o distribuidores.

Tiene como principal objetivo definir los requisitos de calidad y de seguridad, así como los diferentes criterios a nivel operativo que deben cumplir las compañías que pertenecen al sector alimentario para cumplir con la legislación vigente. El principal beneficio que aporta es el de crear y poner en marcha un sistema de gestión para controlar la calidad, las restricciones y la seguridad de acuerdo con la legislación.

La norma IFS mejora de forma constante el rendimiento en el ámbito de la seguridad alimentaria, al tiempo que mejora la confianza entre minoristas, consumidores y fabricantes. También proporciona a todos los agentes del sector una mayor facilidad para comparar en el proceso de toma de decisiones durante toda la cadena de suministro.

En Anexia Consultoría podemos ayudarte a conseguir los certificados de calidad de productos alimentarios para tu negocio.