Auditoría interna: beneficios más allá de lo obvio



Algunas organizaciones continúan viendo las auditorías internas de calidad como una mera obligación un trámite que deben ejecutar de manera periódica. Sin embargo, lo cierto es que, si este procedimiento se lleva a cabo con una adecuada planificación, implementación y control, aporta un gran valor al conjunto de la organización. Son muchos los beneficios que aporta la auditoría interna, siendo uno de los más relevantes la detección de oportunidades de mercado que, de otra manera, se desaprovecharían.

 

Auditoría interna: beneficios más allá de lo obvio

 

Comunicación interna

Gracias a la auditoría interna se mejora de forma notable la comunicación interna de las compañías. Es precisamente la falta de comunicación una de las grandes debilidades de muchas organizaciones actuales, en las que los diferentes departamentos se entienden como “entes individuales”, sin ningún tipo de conexión con el resto. Sin embargo, las necesidades del mercado actual exigen que todos los departamentos estén interconectados y creen sinergias positivas que se traduzcan en una mayor calidad de los productos y/o servicios.

Gracias a la auditoría interna las organizaciones pueden comprender cuáles son los puntos débiles que deben reforzar para mejorar la comunicación. La tecnología resulta de gran ayuda a la hora de lograr este objetivo, con la implantación de una Intranet, por ejemplo.

Opinión de los empleados

Es el capital humano el recurso más importante de las empresas, con independencia de su tamaño y sector de actividad. Por lo tanto, todas las organizaciones deben trabajar para tener empleados satisfechos, motivados y productivos. En la auditoría interna se les da voz a los trabajadores. Pueden mostrar su opinión, ofrecer propuestas de mejora… De esta manera, su implicación en los logros y metas de las compañías para las que trabajan es mucho mayor.

Gestión de calidad

Gracias a este procedimiento se puede obtener una visión general sobre los Sistemas de Gestión de Calidad que las organizaciones tienen implantados con anterioridad. De esta manera, pueden detectar algunas prácticas que no se han actualizado de acuerdo con la legislación vigente en la actualidad. Si por algo se caracteriza el mercado actual es por el cambio constante, de tal forma que las regulaciones también cambian de forma frecuente. por este motivo es tan importante realizar una auditoría interna de manera periódica, y así comprobar si todos los procedimientos se ajustan a la norma.

Debilidades

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que permite la identificación de todos los puntos débiles que pueden existir en los diferentes procesos de Gestión de Calidad de las empresas. Con esta información, los directivos pueden llevar a cabo los cambios que consideren oportunos para transformar las debilidades en fortalezas, ganando así un gran posicionamiento en el mercado ante competidores y clientes.

Prestigio

A todo ello hay que sumar que la auditoría es un proceso que permite comprobar a las empresas qué están haciendo bien, cuáles son sus principales fortalezas, y hacer hincapié en ellas, fortaleciendo así la cultura de la organización. Esto aumenta de forma notable la confianza de los clientes ya que se asegura la calidad tanto de los procesos como de los productos y servicios. Se genera de este modo un incremento del prestigio de las organizaciones, uno de los activos intangibles más valorados en el mercado actual.

La auditoría interna de calidad se lleva a cabo para controlar la implementación de la norma ISO 9001, ya que es uno de los requisitos indispensables para adherirse a ella. Por supuesto, las empresas también pueden llevar a cabo sus propias auditorías internas para prestar apoyo a sus procesos de mejora continua. Por último, cabe señalar que pueden existir tantos tipos de auditorías como necesidades tengan las compañías.