Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Beneficios que otorga la norma OHSAS 18001



La normativa OHSAS 18001 establece un conjunto de requisitos mínimos que las empresas pueden adoptar de forma voluntaria en torno a las mejores prácticas en gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. Dichos requisitos están enfocados al control de riesgos y mejora del desempeño para la SST.

Esta norma se puede combinar de forma sencilla con la norma ISO 39001 Gestión de la Seguridad Vial. En función de cuál sea la actividad de la compañía, la implantación de ambas normativas permite reducir el riesgo de que los operarios sufran accidentes laborales.

¿Cuáles son los beneficios de la norma OHSAS 18001?

Resulta interesante conocer cuáles son los beneficios de esta normativa y por qué es fundamental para las empresas. En primer lugar, permite y favorece la creación de condiciones de trabajo óptimas en todas y cada una de las fases de valor de una empresa. Esto aumenta la producción de los operarios, tanto de forma individual como conjunta, y mejora los resultados de la compañía.

En segundo lugar, la norma faculta a la compañía a identificar los riesgos, tanto presentes como potenciales, y establecer los controles necesarios para su gestión. Además, reduce de forma notable el número de accidentes laborales, así como las bajas por enfermedad. Esto supone una reducción de costes operativos, así como los tiempos de inactividad que se derivan de ellos.

Por otra parte, la OHSAS 18001 crea un espíritu de equipo vinculado con las mejores condiciones laborales, en lo relativo a la seguridad. Y, por último, la imagen de la compañía se ve favorecida de cara a agentes externos, como clientes y proveedores.

Implantación de la norma OHSAS 18001

La normativa OHSAS 18001 incluye una serie de medidas y requisitos que deben aplicar las compañías, promoviendo así un sistema de gestión de la Seguridad y la Salud en el trabajo.

Así, uno de los principales requerimientos exigidos consiste en establecer en el conjunto de la organización un sistema dirigido a la protección del capital humano. Además, la compañía debe mostrar un compromiso en firme de mantener el sistema implantado, favoreciendo así la mejora continua en el ámbito de la SST.

El proceso de implantación se compone de una serie de fases.

  1. El primer paso consiste en definir la política de Salud y Seguridad en el Trabajo en la actualidad. Partiendo de dicha base, se establecen una serie de responsabilidades ligadas a los objetivos de mejora de la SST.
  2. A continuación, se define un plan de análisis y control, en el que se incluyen todos los riesgos a los que está expuesta la organización en su conjunto.
  3. Se planifican todas las acciones a llevar a cabo para controlar y minimizar los efectos que tienen estos riesgos.
  4. Luego, se identifican y se establece una vigilancia continua sobre la Salud y Seguridad Laboral.
  5. Se implanta la política diseñada por la empresa. Para ello, es esencial promover el entendimiento de la normativa a todos los empleados, con sesiones de comunicación y formación. Además, hay que establecer un sistema documental y definir los procedimientos a seguir en situaciones de emergencia.
  6. Y, por último, se asegura la revisión constante del sistema a través del control y la verificación de acciones tanto preventivas como correctivas.

La OHSAS 18001 se puede aplicar a cualquier tipo de compañía que desee vincular su sistema con la gestión de Seguridad y Salud. Se trata de una demostración ante terceros de la idoneidad de este sistema. Y, por último, cabe destacar que la implantación de este sistema ha tenido una gran validación en los últimos años puesto que supone un gran reconocimiento público para las compañías.