Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Beneficios de los certificados FSC



Los certificados FSC acreditan y garantizan las mejores prácticas en el ámbito forestal, de acuerdo con los Principios y Criterios del FSC. Para obtener esta certificación el gestor forestal contrata los servicios de una empresa certificadora, la cual analiza detalladamente todos los sistemas de gestión sobre el terreno. Una vez obtenida, tiene una vigencia de cinco años, aunque está sujeta a revisiones anuales.

 

Beneficios de los certificados FSC.jpg

 

Certificado FSC: ¿qué es y para qué sirve?

El (Forest Stewardship Council o Consejo de Administración Forestal en español) es un sistema de certificación forestal creado en el año 1990 en Estados Unidos. En aquel entonces creció de forma notable la preocupación de las empresas tanto consumidoras como comercializadoras de madera, así como de organizaciones ambientalistas, por la posible pérdida de espacios forestales. Fue así como nació la Asamblea Fundadora del FSC.

El certificado FSC es voluntario y su principal objetivo es el de fomentar una gestión forestal que cumpla con tres criterios básicos. Por un lado, que sea económicamente viable para la empresa responsable. Por otro lado, que la gestión no afecte de forma alguna a los bosques. Y, por último, que sea beneficiosa para el conjunto de la sociedad.

Dicho de un modo sencillo, el FSC busca lograr que todas las explotaciones forestales a nivel global cumplan una serie de estándares, garantizando así el equilibrio entre el respeto medioambiental y el aprovechamiento económico.

El certificado FSC puede emitir tres acreditaciones diferentes, cada una de ellas especializada en un ámbito concreto.

  1. Gestión Forestal: se trata de una certificación que se entrega a gestores o propietarios de bosques cuyas prácticas de gestión cumplen al pie de la letra los Principios y Criterios del FSC.
  2. Cadena de Custodia: es una de las acreditaciones más frecuentes, y verifica que todos los productos con etiqueta FSC que se comercialización han sido fabricados con fuentes controlados y contienen materiales FSC.
  3. Madera controlada: y, por último, este certificado fue creado para establecer un adecuado control, de forma que las compañías sólo puedan utilizar madera controlada FSC en productos etiquetados como FSC.

 

El certificado FSC es por lo tanto una garantía de que un producto que ha sido elaborado con materias primas derivadas de los bosques ha sido obtenido mediante un proceso en el cual los bosques están gestionados de una forma medioambientalmente y socialmente responsable. Se trata por lo tanto de una herramienta muy útil para gestores de bosques y propietarios ya que gracias a esta acreditación pueden demostrar que están llevando a cabo una adecuada gestión, acorde a lo que señala FSC. Además, dicho certificado puede ser obtenido por empresas papeleras, madereras y cualquier otra que trabaje con materias primas obtenidas en los bosques.

Programme for the Endorsement of Forest Certification Schemes

Por último, queremos referirnos al PEFC, una ONG que nació a partir de una iniciativa voluntaria en el ámbito forestal. Sus objetivos son muy claros: promover el desarrollo socioeconómico en el entorno rural, mejorar la productividad y garantizar la adecuada conservación del ambiente. Un sello que eligen cada vez más empresas, entidades y gestores para acreditar que están comprometidos con el medio ambiente y que realmente cumplen con los más altos niveles de exigencia.

En definitiva, la Certificación Forestal es una garantía de calidad para el consumidor final. De esta manera, gracias al certificado, los compradores tienen la plena seguridad de que la madera, o cualquier otro producto elaborado con materias primas de los bosques, proceden de áreas forestales gestionadas de forma sostenible y responsable. Se trata de un proceso que requiere de la evaluación y del cumplimiento de una serie de requisitos.