Ayuda a la gestión responsable de los bosques



Según el último informe ‘Frentes de deforestación; causas y respuestas en un mundo cambiante’ de WWF, en los últimos años la deforestación ha acabado con 43 millones de hectáreas de bosques y selvas a nivel global, lo que ha provocado un gran daño a la calidad de los suelos.

Según esta organización, España es la causante de la deforestación de 32.900 hectáreas anuales, y los motivos de la tala indiscriminada de árboles son muy amplios, como la agricultura comercial o la industria maderera. Cabe señalar que no el 100% de la deforestación se debe a la intencionalidad. Las causas también pueden ser naturales, como los incendios forestales.

La deforestación también contribuye al cambio climático. Los suelos de los bosques son húmedos, pero si carecen de árboles, se secan con rapidez. Por su parte los árboles, son un elemento fundamental del ciclo hidrológico ya que devuelven a la atmósfera el vapor de agua.

Para evitar consecuencias catastróficas en los próximos años, empresas y gobiernos de todo el mundo deben tomar partido y ayudar a la gestión responsable de los bosques. En el caso de las organizaciones, pueden implementar la norma ISO 14001 de Sistemas de Gestión Ambiental (SGA).

ISO 14001

En estos momentos, la ISO 14001 es la mejor herramienta de la que disponen las empresas para demostrar que están plenamente comprometidas con la protección medioambiental. Además de acreditar ante proveedores, clientes y socios que son responsables, pueden gestionar e identificar los riesgos ambientales que se puedan producir.

La norma ISO 14001 tiene en cuenta la prevención de riesgos medioambientales y la protección del medio ambiente en base a la normativa vigente. Funciona mediante el método PDCA, es decir, Planificar, Hacer, Verificar y Actuar. Del mismo modo que el resto de las normas ISO, presenta un marco con estructuras, conceptos para su implementación.

Beneficios

Las organizaciones con un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) demuestran con esta norma ISO que están 100% comprometidas con la gestión sostenible. Los factores ambientales forman parte de los procesos de la organización, y se tienen en cuenta en toda la cadena de valor. Esto facilita en gran medida el cumplimiento de los objetivos estratégicos en lo que al cuidado medioambiental se refiere.

Al seguir los requisitos de la norma ISO 14001, las organizaciones consiguen una mejora considerable de la gestión de recursos, lo que minimiza el riesgo ambiental de derrame de sustancias tóxicas o de emisiones de gases nocivos, por ejemplo. Seguir los requisitos también mitiga la posibilidad de que las empresas tengan que enfrentarse a sanciones por incumplir la normativa.

Uno de los beneficios más destacados de la ISO 14001 es la mejora de la imagen de marca. En la sociedad actual existe una cada vez mayor concienciación del cuidado medioambiental, y las compañías que demuestran su preocupación por la gestión responsable aumentan su reputación.

Proceso de implementación

Para obtener el certificado lo primero es ponerse en contacto con una compañía certificadora. Estas organizaciones tienen en su plantilla a consultores expertos y acreditados, que se encargan de realizar un análisis detallado del impacto medioambiental de cada uno de los procesos de la organización, así como de la actividad global. Esta etapa es fundamental para el desarrollo de un plan en el que se determinen los objetivos para la reducción del impacto.

El compromiso que adquieren las compañías con la sostenibilidad y el cuidado medioambiental es un gran valor añadido para todas aquellas que quieran tener una ventaja competitiva. El Sistema de Gestión se adapta de manera precisa a cada empresa. Es la norma la que se adapta a ella, y no al revés.