Auditorías internas: beneficios para tu empresa que desconoces



En plena era digital, la complejidad de los negocios crece a una velocidad de vértigo, al mismo ritmo que lo hace la innovación tecnológica y la demanda de transparencia por parte del público objetivo. Por este motivo, si tienes una empresa, con independencia de su tamaño y sector de actividad, es condición indispensable que la sometas a una auditoría interna de forma periódica. Un auditor interno es un profesional homologado que ayuda a las compañías a identificar sus fortalezas y debilidades para cumplir con sus objetivos. Hay quienes consideran que esta actividad de consulta y aseguramiento independiente sólo está dirigida a grandes organizaciones y multinacionales, pero nada más lejos de la realidad.

 

Auditorías internas: beneficios para tu empresa que desconoces

 

¿Qué es una auditoría interna?

Podemos definir la auditoría interna como un sistema de control que consiste en el conjunto de políticas, medidas y procedimientos establecidos en una empresa para minimizar riesgo, mejorar la eficacia y eficiencia de los procesos productos y, en definitiva, optimizar la rentabilidad del negocio. Gracias a esta actividad la dirección lo tiene mucho más fácil para analizar de forma objetiva cada departamento y comprobar si se están realizando todas las funciones para el cumplimiento de los objetivos fijados.

De la auditoría interna se encarga un auditor externo, quien lleva a cabo su trabajo de forma independiente, imparcial y objetiva. Se mantiene siempre bajo el rigor profesional. Por supuesto, la organización tiene la obligación de entregar al auditor toda la información, tanto física como digital, para que éste pueda realizar una investigación precisa y evaluar de forma veraz cada área de la compañía.

Se realiza en base a un plan redactado previamente, según los procedimientos y las políticas de la empresa. La auditoría interna se dirige hacia el cumplimiento de una serie de puntos.

En primer lugar, analizar y evaluar la aplicación de los controles financieros, operativos y controles. En segundo lugar, revisar de forma exhaustiva un control de inventarios. Y, en tercer lugar, vigilar el cumplimiento de las recomendaciones indicadas en el informe.

¿Cuáles son los beneficios de la auditoría interna?

Una de las principales razones para realizar una auditoría interna es que permite a la compañía conocer si se adecúa al Sistema de Gestión de Calidad en base a los requisitos de la norma ISO 9001. También se pueden identificar debilidades de las que no se tenía constancia previamente. Esto es fundamental para reducir costes operativos y optimizar los recursos.

Cuando un consultor independiente realiza una auditoría interna, la empresa está actualizando y manteniendo el Sistema de Gestión de Calidad de forma continua. A esto hay que sumar que es una excelente oportunidad para escuchar a los empleadores, lo que logra una mayor implicación de la plantilla y, en definitiva, un aumento de su productividad y motivación.

En un mercado cambiante, es importante saber aprovechar las oportunidades y combatir las amenazas. Gracias a las evaluaciones del sistema, pueden aparecer propuestas de mejora en la compañía y facilitar la obtención del certificado final de una manera más sencilla.

Por lo tanto, una auditoría interna es algo que todas las compañías deben hacer. Se trata de una especie de examen para evaluar la implantación de la norma ISO 9001 y del cumplimiento de los requisitos. Hay que analizar el grado de desempeño para identificar posibles desviaciones y, en caso de que las hayas, aplicar las medidas correctivas que sean oportunas.

Si necesitas certificarte o realizar una auditoría interna de tu negocio, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. En Anexia Consultoría somos una empresa de confianza y calidad con más de 15 años de experiencia. Ofrecemos soluciones a medida para que las Pymes puedan afrontar los retos cuando su objetivo es crecer.