Aceptar los cambios en tu proceso de mejora de la calidad



La mejora continua consiste en mejorar día a día los procesos, así como los productos y/o servicios de una empresa a través de la implantación de una serie de cambios que aumenten los niveles de calidad. Cualquier tipo de cambio, por pequeño que sea, puede producir una sensación de miedo e incertidumbre en el equipo directivo, pero el primer paso es comprender que los cambios son mejoras. “Adaptarse morir” es la expresión que mejor define la necesidad de mejora e implementación de soluciones innovadoras para adaptarse al mercado.

 

Aceptar los cambios en tu proceso de mejora de la calidad

 

Para que el proceso de mejora de calidad tenga éxito y logre los resultados deseados, es condición indispensable la creación de equipos de trabajo multidepartamentales. Es decir, equipos de trabajo formados por miembros de diferentes departamentos para que se creen sinergias positivas y se fomente la gestión participativa.

Objetivos de la mejora de calidad

Al igual que en cualquier otro ámbito, lo primero es fijar una serie de objetivos. Es imposible empezar a recorrer el camino si no se conoce la meta a la que se quiere llegar.

Como resulta lógico, uno de los propósitos más importante es aumentar la calidad de los procesos y productos y servicios. El mercado actual es muy competitivo, de manera que sólo las empresas más fuertes y que ofrecen una experiencia única a sus clientes sobreviven.

La mejora de los procesos permite analizar la situación desde un punto de vista objetivo. Esto es algo esencial para compararse con la competencia en base a las debilidades y fortalezas.

El hecho de tener equipos de trabajo eficientes y con menos margen de error hace que aumente la confianza y la satisfacción de los empleados. Esto se traduce automáticamente en un incremento de la productividad. Y, por último, en un mercado globalizado es esencial que la mejora continua sea constante.

 

La competencia global es cada vez más fuerte, y las compañías, con independencia de su tamaño y sector de actividad, se enfrentan a dos retos muy grandes. Por un lado, la transformación digital mediante la implantación de nuevas tecnologías. Y, por otro lado, la globalización, eliminando las barreras para dar lugar a un mercado abierto.

¿Cómo comenzar el proceso de mejora de calidad?

Para disminuir el miedo y la incertidumbre a los cambios es importante definir un plan de acción muy detallado, en el que se reflejen los objetivos y las estrategias, además de una serie de puntos de gran importancia.

La organización es clave, de forma que hay que establecer equipos de trabajo multidepartamentales para concentrar los esfuerzos y favorecer el intercambio de ideas. Sólo así se van a conseguir mejoras y resultados visibles en un corto periodo de tiempo.

La información es el activo más valioso de las empresas actuales, de manera que hay que recopilar todos los datos relacionados con los procesos. Es fundamental hacer uso de las nuevas tecnologías para transformar los datos en información de valor para mejorar el proceso de toma de decisiones.

También hay que fijar una serie de parámetros que permitan analizar los resultados obtenidos. Las herramientas de gestión por procesos ofrecen el tiempo real la información, y automatización la observación, el control y el estudio de los datos.

En Anexia Consultoría te ayudamos a aceptar los cambios en tu proceso de mejora de la calidad. Te ofrecemos soluciones 100% personalizadas para tu negocio con el objetivo de que obtengas el reconocimiento de tus clientes a través de la mejora y la atención que les ofreces. La implantación del Sistema de Gestión de la Calidad te permitirá destacar sobre la competencia.