Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

6 principios para entender la gestión de la calidad



La calidad es, sin lugar a dudas, uno de los puntos a los que más atención debes prestar a la hora de administrar una empresa. La gestión de calidad en una empresa es sinónimo de confianza, consolidación, crecimiento y desarrollo para alcanzar el éxito. Las normas de calidad ISO 9001 (Sistema de Gestión de Calidad) e ISO 9004 (consolidación del éxito obtenido) fueron elaboradas para que todas las empresas sin importar su sector, tamaño ni ubicación geográfica cuenten con guías y herramientas para alcanzar la calidad y mantenerla. Los principios de gestión de calidad se elaboraron junto con estas dos normas y sobre ellos es posible edificar cualquier sistema de gestión de calidad.

 

Definición de gestión de calidad

Primero, es importante repasar qué es la gestión de calidad. Es un sistema que permite planear, controlar y mejorar los aspectos y elementos de una organización que influyen en la satisfacción del cliente y en los resultados esperados por la empresa. Las estrategias, definición de políticas, objetivos, lineamientos, procesos, recursos tanto de personal como de maquinaria, estructura y documentos son algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de emprender el camino hacia una auditoría de gestión de calidad.

Hay diferentes normas ISO que establecen requisitos para la implementación de sistemas de gestión, pero la que se basa íntegra y específicamente en la Gestión de Calidad es ISO 9001. Además, hay otras normas ISO más específicas como ISO 15189 para laboratorios clínicos o ISO/IEC 20000-1 para la gestión de calidad de los servicios.

La importancia de la gestión de calidad radica en sus beneficios: Organización empresarial, gestión de los procesos, motivación, mejoras continuas, empleados motivados, satisfacción al cliente, mayor competitividad, apertura a mercados extranjeros.

 

Principios de la gestión de calidad

La gestión de calidad en la administración es de vital importancia en el mundo competitivo actual. Cada día los clientes son más exigentes, hay nuevas tecnologías, los productos y servicios deben renovarse continuamente, etc. Es por esto por lo que mantener tu empresa en constante desarrollo te acercará más rápidamente al éxito. A continuación, os dejamos los 6 pilares fundamentales de la gestión de la calidad:

Enfoque en los clientes

Toda empresa, sin importar su sector o si se dedica a comercializar productos o servicios, es lo que es gracias a sus clientes. Es por esto por lo que es tan importante conocer sus necesidades (actuales y futuras), exigencias y el valor añadido que puedes ofrecer frente a la competencia. Las necesidades de tu target no son estáticas, sino que varían con el tiempo y con el conocimiento de otras ofertas. Tu empresa no sólo debe enfocarse en lo que tus clientes necesitan, sino que debe esmerarse en ofrecerle aún más para superarlas día a día.

Liderazgo

Toda empresa exitosa requiere de un líder decidido y que comprenda el funcionamiento de la empresa. Éste debe orientar el trabajo diario, a corto y largo plazo, pero también generar un buen ambiente laboral con empleados comprometidos, capacitados y felices, involucrados en los objetivos de la organización.

Personal participativo

Una empresa organizada, con un buen líder y con objetivos establecidos puede orientar a su personal y motivarlo para que mejore día a día. Esto no sólo genera mejores resultados, sino que también aumenta la autoestima y el interés por participar en las acciones diarias. Mantener a tu personal motivado es la clave para obtener buenos resultados. Por otra parte, los incentivos y reconocimientos son dos factores esenciales para lograrlo.

Enfoques

El enfoque basado en los procesos es indispensable para obtener buenos resultados, las actividades y recursos relacionados son de vital importancia para crear valor a los clientes. El enfoque basado en la gestión también es importante puesto que podrás organizarlo identificando, entendiendo y gestionando los procesos interrelacionados como un sistema. De esta forma, podrás contribuir a la eficacia y eficiencia de tu empresa y, por ende, alcanzar los objetivos pretendidos.

Por último, el enfoque en los hechos para la toma de decisiones va a permitir analizar los datos y la información y, de esta manera, mantener controlados todos los aspectos de la empresa. Recuerda: lo que no se puede medir, no se puede controlar y lo que no se puede controlar deviene en caos.

Mejoras continuas

Para poder renovarse constantemente y satisfacer las necesidades y exigencias de los clientes, es necesario mantener mejoras continuas en la empresa u organización. Estas mejoras deben seguir el ciclo PHVA (Planificar, Hacer, Verificar y Actuar).

Un trabajo consciente permite un autocontrol permanente, mejoras inmediatas, preventivas y también económicas. De esta forma, se van a poder reducir los errores, las pérdidas monetarias y se incentivará el cambio y la evolución permanente.

Relaciones beneficiosas

Las alianzas estratégicas con proveedores no sólo mejoran la productividad y rentabilidad, sino que también te ayudarán a llevar adelante una empresa más competitiva. Gestar relaciones mutuamente beneficiosas aumenta la capacidad de ambas partes para generar valor.

Ahora que conoces más sobre la gestión de calidad es hora de comenzar a llevarla a cabo en tu empresa u organización para mejorar todos los aspectos de tu negocio.