Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

5 elementos imprescindibles para obtener la Q de Calidad Turística



La Q de calidad turística es una seña de identidad muy importante para cualquier empresa del sector turístico. Es un certificado sellado por una institución de prestigio que no tiene ninguna relación con la compañía que lo solicita, de modo que actúa con absoluta objetividad.

Estar en posesión de la Q de calidad turística permite mejorar de forma notable la imagen de la empresa, de modo que es importante conocer cuáles son los principales elementos para lograr el certificado. ¡Empezamos!

 

Los aspectos más importantes para obtener la Q de calidad turística

Estos cinco puntos que vamos a describir a continuación son los aspectos más relevantes que debemos tener en cuenta si queremos que nuestra empresa cuente con el sello Q de Calidad Turística:

  1. Nuevo sistema: El primer paso para obtener el certificado pasa por adherirse a un nuevo sistema previamente establecido. Para ello, es importante conocer y seguir una serie de pasos de implantación, los cuales varían en función de una serie de características del propio establecimiento turístico. La mejor opción para implantar el nuevo sistema es solicitar la asistencia por parte del Instituto para la Calidad Turística Española.
  2. Sistema Q de Calidad Turística: A continuación, el siguiente paso es solicitar la adhesión. Este proceso se compone de una serie de pasos que es importante seguir de forma adecuada y en orden. En primer lugar, se debe atender la recepción de la norma y completar un cuestionario de autoevaluación sobre la compañía. Y, tras ello, se debe constatar la formación inicial sobre la implantación.
  3. Autoevaluación: Para conseguir la Q de calidad turística, la empresa debe llevar a cabo una autoevaluación de su establecimiento de forma periódica. Este es un paso esencial para conocer cuáles son las fortalezas y debilidades de la empresa en cuestión en relación con la normativa vigente.
  4. Formación: Por supuesto, la formación es muy importante. Todas y cada una de las personas que participen, sea de la forma que sea, en la implantación del nuevo sistema deben estar bien formadas en lo relativo a las herramientas de calidad y mejora continua de la compañía.
  5. Programas de mejora: Por último, es responsabilidad de la empresa incluir determinados planes de mejora en aquellos aspectos que considere necesarios tras la autoevaluación. Dichos puntos deben quedar reflejados en documentos escritos, así como en las herramientas implantadas.

Una vez completados estos pasos, el proceso finaliza con la solicitud de la certificación por parte de la empresa. De este modo se inicia una auditoría para obtener la Q de calidad turística y, un tiempo después, tu empresa podrá disfrutar de las ventajas de contar con este sello de calidad.

 

Beneficios de la Q de calidad turística

Resulta interesante conocer al detalle los beneficios que ofrece la Q de Calidad Turística para una empresa del sector.

  • Prestigio: Este certificado supone un compromiso total del establecimiento para obtener la satisfacción plena de los clientes.
  • Diferenciación: Teniendo en cuenta la alta competitividad que existe en el sector turístico, la diferenciación es un aspecto clave para garantizar la supervivencia de una empresa en el medio y largo plazo. La Q de Calidad Turística supone un plus muy importante.
  • Fiabilidad: Por supuesto, las compañías en posesión de este certificado son de confianza y ofrecen unos servicios de calidad.
  • Rigurosidad: Para obtener la Q de Calidad Turística es imprescindible superar una serie de pruebas objetivas que determinarán si tu empresa es apta para este sello.

Por lo tanto, los beneficios que ofrece esta distinción a una determinada marca comercial son muy importantes. Los clientes tienen la plena seguridad de que los productos y/o servicios son de calidad, lo que supone un punto de inflexión positivo en la cifra de ventas y mejora notablemente la imagen respecto a la competencia.

Además, para las empresas, la Q de Calidad mejora de forma notable la gestión empresarial. Esto se traduce de manera directa en la mejora del producto y/o servicio, así como de la competitividad. Se obtiene una visión integral y mejorada del establecimiento. Por último, cabe destacar que el personal también está más motivado debido a la continua formación e integración de la plantilla.