3 certificados para demostrar la sostenibilidad de tu empresa



Cada vez son más las empresas que confían en los certificados ISO para mejorar sus procesos, productos y servicios y conseguir que los clientes aumenten su grado de confianza en ellas. Las normas ISO son una herramienta que garantiza que las organizaciones cumplen una serie de requisitos y los estándares están implementados correctamente. Gracias a ellos las compañías pueden acreditar que son confiables y competentes, lo que se traduce en un incremento en el volumen de negocio.

Existen multitud de certificados de las normas ISO en diferentes ámbitos (sostenibilidad, calidad, seguridad y salud en el trabajo…), y todos ellos ofrecen una serie de beneficios comunes: mejora de la imagen, aumento de la productividad, incremento de la confianza, incremento en el volumen de negocio y acceso a mercados internacionales.

ISO 14001

La certificación ISO 14001 establece un Sistema de Gestión Ambiental en empresas de todos los tamaños y sectores de actividad. De lo que se trata es de poner en marcha una serie de herramientas para integrar el medio ambiente en la gestión integral de las organizaciones. Ofrece la posibilidad de sistematizar diferentes aspectos ambientales, además de promover la protección del medio ambiente y la prevención de la contaminación.

Gracias a esta norma ISO, las compañías tienen la oportunidad de posicionarse como socialmente responsables, reforzando su imagen ante sus clientes y diferenciándose de la competencia.

Se trata de uno de los certificados más demandados en la actualidad por el amplio abanico de ventajas que tiene: ayuda a reducir costes operativos al implantar un uso eficiente de los recursos, aumenta la rentabilidad, mejora la imagen corporativa, permite aprovechar las oportunidades de mercado, disminuye el riesgo de accidentes medioambientales y ayuda a crear una relación de confianza con los clientes a largo plazo.

ISO 5001

La Certificación del Sistema de Gestión Energética ISO 5001 es una norma muy extendida en todo el mundo a día de hoy. Ayuda a las empresas a gestionar los aspectos energéticos derivados de su actividad de forma adecuada y a implantar una política energética. Proporciona una serie de herramientas para identificar cuáles son las actividades que consumen más recursos para activar un plan con el objetivo de minimizar el gasto energético. De lo que se trata es de hacer un uso de la energía más sostenible y eficiente.

La versión renovada hace especial hincapié en implementar el ciclo de mejora continua para poner en marcha un Sistema de Gestión Energética. Para certificarse en la ISO 5001 hay que darle un mayor enfoque al negocio para lograr un mejor desempeño energético.

Gracias a esta norma, cualquier organización es capaz de adoptar los procesos para lograr la eficiencia energética.

ISO 9001

La certificación ISO 9001 es el modelo más utilizado a nivel global. Fija un Sistema de Gestión de Calidad y tiene un enfoque muy claro hacia la mejora continua. Los clientes son el eje del negocio, de forma que las organizaciones deben gestionar adecuadamente sus procesos para garantizar que cumplen los requisitos de calidad exigidos por los clientes.

Su implantación es una gran estrategia de diferenciación de las compañías con respecto al resto, ganando posiciones en un mercado cada vez más competitivo. Mejora la eficiencia de los procesos, así como la satisfacción de los clientes y de los empleados.

El liderazgo de las organizaciones es la base del éxito del Sistema de Gestión de la Calidad. Por lo tanto, la dirección debe tomar un compromiso en firme para alcanzar los objetivos y mantener un buen ambiente de trabajo.