¿Qué significan las siglas ISO?



Las siglas ISO corresponden a ‘International Organization for Standardization’ o ‘Organización Internacional de Normalización’. Se trata de un órgano cuya principal función es la de crear normas de carácter internacional. El nacimiento de la ISO se remonta a mediados del siglo XX, cuando comenzó el proceso de globalización. 25 delegados de diferentes países decidieron reunirse para crear normas que permitieran un reconocimiento internacional para así asegurar la homogeneización de aspectos tan relevantes como el medio ambiente, la seguridad en el entorno laboral o la calidad de los productos.

 

¿Qué significan las siglas ISO?

 

Organización ISO

La organización ISO fue fundada en 1926 como la ‘Federación Internacional de Asociaciones de Normalización Nacionales’. Durante la II Guerra Mundial, se suspendió temporalmente. Una vez finalizado el conflicto bélico, las Naciones Unidas propusieron refundar la organización mediante el Comité de Coordinación de Normas de las Naciones Unidas.

En el año 1946, representantes de 25 países se reunieron en Londres para coordinar los estándares industriales. Fue durante esa reunión cuando se pusieron las bases de lo que finalmente sería la organización ISO, que se fundó de manera oficial el 23 de febrero de 1947.

Actualmente la sede de la ISO está en Ginebra, y los 164 países miembros se dividen en tres categorías. Por un lado, los cuerpos nacionales, considerados la máxima representación del país. Son los únicos que tienen derecho a voto. Por otro lado, los corresponsales, aquellos países en los que las normas ISO están validadas, pero no participan en su creación. Y, por último, los suscriptores, los países más pequeños, que pagan una determinada cuota para poder seguir el desarrollo de las normas.

La organización ISO desarrolla normas internacionales en un amplio abanico de campos, diseñando además los procesos de evaluación y gestión de los procedimientos. Ahora bien, es importante aclarar que no es esta organización la que se encarga de la certificación de las normas.

Son las entidades de certificación las que se ocupan de esto. En el caso de España, son las entidades acreditadas por la Entidad de Acreditación ENAC las que pueden hacerlo. Existen una serie de normas europeas puestas en marcha por el Comité Europeo de Normalización para fomentar la economía de Europa en un mercado global. Todas las normas son de cumplimiento voluntario, en ningún caso obligatorio.

ISO 9001

La norma ISO más conocida a nivel global es la ISO 9001, la cual se puede implementar en todo tipo de empresas, con independencia de su ubicación geográfica, su tamaño y su sector de actividad. Es la base para la creación de un sistema de gestión de calidad, de forma que es una de las herramientas de Marketing más poderosas que existen en la actualidad.

La mejora continua es un principio básico de la gestión en la ISO 9001, aumentando la capacidad de respuesta, reduciendo costes y promoviendo la eficiencia.

Gracias a la norma ISO 9001 una organización es capaz de analizar sus procesos en profundidad y aplicar las mejoras que considere oportunas, mejorando así la eficiencia y ahorrando costes operativos. Cuando se desconocen las deficiencias de los procesos suelen aparecer desperdicios y errores.

Uno de los principales beneficios que otorga este certificado es que mejora de manera notable la satisfacción de los clientes, logrando así su fidelización y lealtad.

Y, por último, cabe señalar que gracias a la norma ISO 9001 las empresas pueden tomar decisiones basadas en la evidencia, con una clara orientación hacia la aplicación de recursos y la reducción de costes.

En Anexia Consultoría te ayudamos a obtener el reconocimiento de tus clientes y proveedores, mejorando el asesoramiento y la atención a través de la implantación del Sistema de Gestión de la Calidad.