Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

¿Por qué certificarse con la “Q” de calidad turística?



El sector turístico es uno de los principales motores de la economía en España. Pues bien, cuando los turistas, tanto nacionales como internacionales, buscan un determinado hotel o restaurante, más allá del precio, valoran en gran medida la calidad. Es por ello por lo que el certificado de calidad turística “Q” tiene tanta importancia.

También conocido simplemente como sello de calidad turística, certifica la calidad de un determinado establecimiento del sector, concediéndole con ello prestigio, rigurosidad, fiabilidad y, sobre todo, diferenciación. Además, uno de los grandes puntos a favor que supone contar con este certificado es que implica la promoción por parte de la Secretaría de Estado de Turismo y las Comunidades Autónomas.

El certificado de calidad turística “Q” tiene como principal objetivo ayudar a las empresas del sector turístico a obtener la máxima satisfacción de los clientes con sus servicios. Estas compañías no desean conseguir solo una venta, sino que pretenden establecer con sus clientes una relación de confianza en el largo plazo.

 

Por qué certificarse con la Q de calidad turística.jpg

 

Así, el sello de calidad turística potencia los recursos disponibles y ayuda a la adaptación de los servicios a las necesidades concretas de los clientes. De este modo, los empresarios maximizan sus beneficios al tiempo que ofrecen una experiencia memorable a los clientes. Ambas partes se ven beneficiadas.

¿Cuáles son los beneficios de la “Q” de calidad turística?

Resulta de especial interés cuáles son los beneficios que otorga el certificado de calidad turística “Q”.

  • Gestión empresarial: en primer lugar, la gestión empresarial mejora de forma notable, lo que se refleja en la excelencia de los servicios ofrecidos. Teniendo en cuenta la cada vez mayor competencia en el sector turístico en España, esto supone un importante punto de diferenciación.
  • Mejora continua: gracias a este sello las empresas turísticas convierten a los clientes en el eje central de su negocio, de modo que estos participan activamente en los procesos de mejora continua.
  • Elección del establecimiento: para los turistas en ocasiones resulta complicado elegir el hotel en el que desean alojarse o el restaurante en el que quieren comer. Pues bien, el certificado de calidad turística “Q” es un factor clave durante el proceso de elección.
  • Reconocimiento: y, por último, el sello de calidad turística supone un importante reconocimiento en el mercado, tanto por parte de las Administraciones como de los usuarios.

Por lo tanto, certificarse con el certificado de calidad turística “Q” es algo por lo que deberían trabajar todas y cada una de las empresas del sector turístico. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan muchas compañías del sector es conseguir diferenciarse de la competencia, además de garantizar a los potenciales clientes que ofrecen servicios de la mejor calidad disponible.

Pues bien, gracias al el sello de calidad turística la marca se ve beneficiada ya que puede garantizar la calidad de todos los servicios ofrecidos. Además, le ayuda en gran medida a destacar frente a la competencia, lo que supone una mejora en la gestión empresarial.

¿Cómo obtener el sello de calidad turística?

Para conseguir este sello lo primero y más importante es ponerse en contacto con una empresa certificadora. Este tipo de compañías ofrecen un servicio integral, que incluye todas las fases del proceso; desde el asesoramiento hasta la otorgación de la “Q” de calidad turística.

Una de las fases más importantes es la auditoría, tanto interna como de certificación. La empresa certificadora analiza al detalle todos los procesos que componen la prestación del servicio de la compañía cliente, aportando con ello un valor añadido a los mismos.

Los consultores encargados de otorgar la “Q” de calidad turística tienen formación y están acreditados para la implantación de Sistemas de Gestión.